Página:Historia general de la medicina en Chile, tomo I.pdf/231

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
— 234 —

nández de Alderete, para el dicho Monasterio de Nuestro Señor San Francisco, y hospital que en él ha de haber.»

Tres años más tarde, en las referidas actas del ayuntamiento, se lee que, por acuerdo de 21 de Marzo de 1556, se mandó hacer «una capilla y altar en el hospital de N. S. del Socorro», en vista de ser práctica en España, el erijir la capilla antes que las salas para enfermerías.

Fué el Cabildo el que tomó esta resolución, por ser costumbre el que dicha corporación tuviese la dirección de los hospitales, hasta que pasó á ser su obligación por ley de 1565. [1]

Los terrenos indicados, estaban situados á una cuadra más al oriente de la actual ubicación del hospital de San Juan de Dios que data desde principios del siglo XVIII, en tiempos del presidente Ustáriz.

El 22 de Septiembre de 1556, los cabildantes nombraron á los primeros diputados, ó visitadores del hospital, que debían supervijilar la dirección general del establecimiento; correspondió este servicio al alcalde D. Pedro de Miranda y al encomendero D. Juan de la Cueva.[2]

La primera renta que se donó al hospital, y que sólo alcanzaba á 160 pesos, se debe á un alemán, que españolizó su apellido, Bartolomé Flores, que legó el molino del cerro, y que hasta hoy se conserva al oriente y al pié del Santa Lucía.

Este ejemplo fué imitado por personas caritativas, alcanzando á reunirse á fines del siglo XVI una renta de 600 pesos.[3]

Un razgo ejemplar que repercutió por mucho tiempo, fué la acción del indio Juan Nieto, que, al ver la pobreza del hospital, se ofreció el 16 de Junio de 1568 para servir de enfermero durante toda su vida, sin más gravamen que su indispensable alimentación.

La edificación de la casa hospitalaria pasó por demoras y dificultades innumerables, no sólo por la falta de recursos, sino por la caída de paredes que, á medio concluir, eran derribadas por la lluvia y los frecuentes temblores, como aconteció en mayor escala después del terremoto de 1647.

En 1702, el presidente Ibañez pudo hacer terminar el cierro del solar y habilitar una enfermería, á costa de mil pesos to-

  1. Nov. Recop. de L. de Esp. é Indias.—Ley III—lib. 7.°. t. 38.
  2. El acta de la fecha indicada dice así: «Se confirma y ratifica por escrito el nombramiento de los primeros diputados del hospital, acordado antes sólo de palabras, á los señores Pedro de Miranda, alcalde ordinario y á Juan de la Cueva, con las facultades de intervenir en su dirección y vigilar la buena administración de el hospital, y ser sus representantes legales.»
  3. Orígenes de la Iglesia Chilena, por Crescente Errázuriz.—Ob. cit.