Página:Historia general de la medicina en Chile, tomo I.pdf/239

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
— 242 —

Astorga, procurador general della, dijo que en nombre desta ciudad y por su bien, de no rescibir por tal mayordomo del dicho hospital apela para ante los señores de la Real Audiencia, donde pide se vaya á hacer relación.

Y Su Señoría dijo que la oye y se vaya á hacer la relación que pide.—Joán Pérez de Urasandi.—Joán de Azoca.—Santiago de Uriona.—Antonio de Azocar.—Alonso del Campo Lantadilla.—Don Diego González Montero.—Don Diego Jaraquemada.—El licenciado Escobar Villarroel.—Ante mí.—Manuel de Toro Mazote, escribano público y de cabildo.

Don Felipe, por la gracia de Dios, rey de Castilla, de León, de Aragón, de las dos Sicilias, de Hierusalem, de Portugal, de Navarra, de Granada, de Toledo, de Valencia, de Galicia, de Mallorca, de Sevilla, de Cerdeña, de Córdoba, de Córcega, de Murcia, de Jaén, de los Algarbes, de Algecira, de Gibraltar, de las Islas de Canaria, Indias y Tierra-firme del Mar Océano, archiduque de Austria, duque de Borgoña, de Brabante y de Milán, conde de Absburg, de Flandes y de Tirol, señor de Vizcaya y de Molina, etc.

Por cuanto ante don Francisco de Borja, príncipe de Esquiladle, gentil-hombre de mi cámara y mi Virrey de las provincias del Pirú, se presentó el memorial siguiente, etc.

Excmo. señor.—El hermano Francisco López, de la Orden del beato Joán de Dios, hermano mayor de hospital del señor San Diego de los convalecientes desta ciudad, dice: quel general Joán Pérez de Urasandi, procurador general del reino de Chille, le ha pedido en nombre del Gobernador dél, cuatro hermanos para que sirvan en hospitales que S. M. tiene en él, donde se curan los soldados del ejército del dicho reino, en las ciudades de Sanctiago y la Concepción, por haber muy gran falta de personas que acudan á su regalo y curación, en que padecían muy gran necesidad, lo cual no ha querido acetar sin que V. E. lo mande; para lo cual suplica á V. E. mande dar su provisión para que él pueda dar los dichos cuatro hermanos y otras de recomendación en que se encargue mucho al Gobernador y Real Audiencia los amparen, pues van á servir á S. M. y á los pobres de aquel reino, en que rescibirá caridad y merced.—El hermano Francisco López.

Lo cual visto por el dicho mi virrey, teniendo consideración á las causas referidas, fué por él acordado que debía de mandar dar esta mi carta y provición real en la dicha razón, y yo túvolo por bien, por la cual doy licencia y permisión al hermano Francisco López, de la Orden del beato Joán de Dios, para que pueda dar y entregar cuatro hermanos de la dicha Orden al cápitan Juan Pérez de Urasandi y los lleve á las dichas pro-