Página:Historia general de la medicina en Chile, tomo I.pdf/251

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
— 255 —

Los araucanos cayeron en masas, y los conquistadores pagaron bien caro su tributo.

Dicha enfermedad se hizo endémica, presentando de tiempo en tiempo, cada cuatro años más ó menos, irrupciones fatales que asolaron el país.

Las epidemias de 1561, 1573, 1590, 1595, 1614, 1617, 1645, 1654, 1647, 1670, 1693, 1720, 1740, 1758, 1765, 1787, 1788, 1793, 1799, 1801, 1802 y 1806—[1]—son otras tantas series de mortandades y desolación.

En 1573, el encomendero don Pedro Olmos de Aguilera, de 12.000 indios que recibió de don Pedro de Valdivia quedó sólo con poco más de ciento,[2] y el encomendero Hernando de San Martin escribió á su Obispo que de 800 indios le habían quedado ochenta.

En la historia de Carvallo y Goyeneche se lee que el gobernador don Alonso de Sotomayor tuvo que abandonar la campaña de Arauco en el otoño de 1591, y regresar á Concepción porque sus tropas casi se habían acabado por la peste de viruelas.[3]

En 1614 la ciudad de la Serena casi fué despoblada por este mal, según lo relata el padre Miguel de Olivares.[4]

En 1616, el Cabildo alarmado por la mortalidad y la fuerza de la peste en la provincia de Cuyo pidió al Obispo que hiciera rogativas públicas y procesiones á San Saturnino. En 1619 estando la peste en Santiago el mismo Cabildo hizo ejecutar rogativas y tres procesiones en honor de San Marcos.[5] En diversas epidemias y calamidades públicas el ayuntamiento recurrió á estos auxilios sobrenaturales.

Después del terremoto de Mayo de 1647, la viruela tuvo caracteres malignos y duró dos años.

En 1654, todo el reino fué invadido con dolorosas consecuencias, según el padre Olivares.

En las diversas invasiones comprendidas entre los años 1660 á 1765 las mortalidades azotaron los pueblos, y en este último año fallecieron mas de cinco mil en la capital.[6]

En Talca, hizo estragos en 1765 y 1766, y en 1786, el padre José Javier Guzmán [7] atestigua que hubo tantos apestados

  1. Historiadores de Chile, y actas del Cabildo de Santiago.
  2. Carta del citado encomendero al obispo de la Imperial en 21 de Junio de 1573, dándole cuenta de los estragos de la viruela. Protocolo eclesiástico de la Imperial.
  3. Hist. de Chile, por Carvallo y Goyeneche.—Ob cit.
  4. Hist. de la Compañía de Jesús.—Ob. cit.
  5. Actas del Cabildo de 20 de Junio de 1765.
  6. Actas del Cabildo.
  7. Hist. de Chile.—Ob. cit.