Página:Historia general de la medicina en Chile, tomo I.pdf/273

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
— 277 —

cionado. Entre varias monografías merecen citarse sus estudios sobre la evolución fisiológica de los animales invernantes, sobre los peces, sobre el sistema muscular y temperatura de los animales, diversos trabajos farmacológicos, é investigaciones «obre el sistema linfático, sobre los hidátides y naturaleza de los tubérculos pulmonares, estudios todos de importancia y de mucha significación para aquel tiempo. Así pues, no era un

    le está a V. S. esta ciudad por la caridad con que les ha mirado en haberme despachado, sólo se oyen Sr. en los pobres enfermos alabanzas de V. S. i súplicas al cielo pidiendo a la Divina Majestad de a V. S. en esta i en la otra vida el premio de tanto beneficio. Todos a una dicen Sr. que bien ha manifestado V. S. ser verdadero aquel paternal amor con que les trataba a todos cuando hubieron la felicidad de tenerlo aquí por juez superior i padre que sólo por los pecados de este pueblo pudo el Sr. haber permitido el que se llevasen de aquí a V. S. pero que les queda el consuelo de ver fué para su mayor exaltación i que esperan en S. M. lo han de ver todavía colmado de sus mayores honores por premio de su caridad.

    Creeré Sr. que la peste en este lugar no durará mucho porque ya quedan muy pocos a quienes le dé, por lo que i por órden que tengo del Sr. Gob.or Intend.te de la Concepción dentro de 10 o 12 dias parto para otra ciudad al destino de inocular la peste como V. S. me previene en su carta orden porque ya muere allí mucha jente.

    Aquí Sr. según el estilo común del vulgo habran pasado los muertos de 500 almas, pero a juicio de los mas prudentes se asegura hayan pasado de mil porque en muchas casas que han fallecido tres i cuatro etc, los niegan i dicen ha sido sólo uno o ninguno por la tiranía que esperimentan de que se les cobren derechos de entierro después de no haber merecido sagrado sus cuerpos i de haber sido votados al campo.

    En este punto Sr. no puedo omitir esponer a V. S. que ha sido mucha falta de piedad a lo que se ha ejecutado con esta pobre jente, bien sabe V. S. donde está el sitio llamado el Totoral a espaldas de lo que fué la Compañía: pues Sr. este llano, o faldas de lomas es el lugar donde se han depositado los cuerpos i en sepulturas tan hondas como las que pue V. S. considerar podran hacer los pobres faltos de los aperos necesarios para romper aquellas durezas i talvez faltos de fuerzas por estar ellos mismos convalecientes con sólo una estaca, o calla que dicen acá, de lo que sigue, Sr. que queden los cuerpos en el Haz de la tierra para pasto de los perros como ya se está esperimentando con dolor intolerable de esta pobre jente hasta llegar a término de pasearse estos animales por medio de la plaza de este lugar con toda la pieza entera de pierna i muslo de un difunto i aquella todavía con la calceta, cosa Sr: que asombra al oirlo entre cristianos; por esto me recelo mucho venga a esta pobre ciudad otra mayor epidemia de la que está esperimentando lo que no permita el Sr. pues es cosa muy regular que los vapores pútridos i corrompidos que despedirán de sí aquellos sepulcros tan a la cima de la tierra; cuando se calienta con los soles alteran los humores todos de los cuerpos.

    Así mismo aviso a V. S. como todos los medicamentos que traje se han consumido en los enfermos de los que dejé la mitad en la Concepción por lo que suplico a la piedad de V. S. se sirva mandarme etc. I entre tanto pido al Sr. guarde la importante vida de V. S. muchos i felices años.—B. I. M. de V. S.—Juan Jph. Morales.

    M. I. S. P. Gob.or i Cap.n Gral. D.n Ambrosio Higgins de Ballenar.