Página:Historia general de la medicina en Chile, tomo I.pdf/348

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
— 356 —

«En el semestre corrido, ha dictado i explicado á satisfacción con manifiesto aprovechamiento de sus discípulos, los ramos de nosografía, ó momenclatura descriptiva de las enfermedades; el de etiología, ó sus causas, i el de semeiótica ó sus signos, clasificando, dividiendo i subdividiendo las enfermedades del modo mas exacto i conveniente, tanto á la salud pública como á la utilidad de los estudios.»


§ V.


«Considerando que la obstetricia, uno de los ramos más interesantes de la cirugía, se halla en Chile abandonada á mujeres de baja estracción que, ignorantes de sus primeros elementos no solo son incapaces de prestar auxilios del acto, sino que aún ocasionan por su torpeza innumerables desgracias, i deseando renovar estos inconvenientes que tanto se oponen al aumento de la población i á la felicidad de las familias», el presidente Prieto y el ministro Tocornal, decretaron con fecha 16 de Julio de 1834, la creación de una escuela obstétrica, destinada á las mujeres decentes jóvenes, robustas, bien constituidas, que supieran leer y escribir, y que desearan dedicarse á ese estudio, abonándoseles dos reales diarios durante todo el tiempo de su aprendizaje.

El Dr. Sazie, fué el director de esta escuela.

Los bienes que produjo, fueron incalculables tanto para nuestro pueblo como para la cultura del país.

El eminente profesor francés consagró á esta tarea una laudable injerencia.

No obstante su obra brillante, su enseñanza fecunda, hay que estudiarla desde el 8 de Mayo de 1835, el día de la inauguración de la clase de cirugía y de clínica obstétrica, en la Casa de Huérfanos, con 18 alumnos.

Ante una numerosa y selecta concurrencia, ávida de escucharle, preconocida en su favor, é impresionada por sus triunfos, cuyos ecos habían llegado á nuestras playas, el profesor Sazie, agradecido y emocionado, después de algunas palabras de cumplimiento á su auditorio, pronunció el discurso inaugural de su cátedra, del cual hemos tomado los puntos siguientes:

«Al principiar este curso, necesito expresaros desde luego la satisfacción que experimento en verme asociado á los nobles trabajos de los profesores que desempeñan, en Chile, la enseñanza de varios ramos de conocimientos.