Página:Historia general de la medicina en Chile, tomo I.pdf/356

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
— 364 —

siempre como bravos soldados hasta llegar, victoriosamente, á las últimas trincheras.

Los sufrimientos y contrariedades no pudieron abatirlos, y siempre se les ve marchar unidos, resignados, abrumados por desalientos, pero firmes y constantes:

Hicieron cuanto les fue dado para aliviar la tarea de sus maestros.

El compañerismo y la fraternidad fue la enseña para ellos.

Mantuvieron noblemente aquel espíritu altivo que debe caracterizar á las colectividades científicas, para que sus vínculos, como dice el conde de Buffon, sean cual anillos de la cadena del saber que no se quebran, ni con las adversidades ni con el tiempo.

Para dar una idea de la unión y del concepto de dignidad que mantenían respecto á su posición escolar, estamparemos la viva protesta con que se levantaron, en 1835, al considerarse ofendidos por un manifiesto público del doctor Indelicato, en el cual tratándose de vindicar de groseras calumnias vertidas en su contra, (se aseguraba que había sido infamado en Europa por mano de verdugo) tuvo el poco criterio de atacar las instituciones médicas y la delicadeza de los alumnos. Llamado por el Protomédico, para que por honra profesional desvirtuase las graves inculpaciones que se le hacían presentó pruebas del consulado francés que levantaban la calumnia, escrita desde Córdoba por un doctor Francisco Martinez, quizás para satisfacer una venganza personal. El mismo ofendido elevó una curiosa solicitud al Protomedicato para que sus miembros Blest, Cox y Morán le hiciesen un examen de su cuerpo y expidiesen un informe médico-legal, para acallar el escándalo que había tomado proporciones. A pesar de su vindicación tuvo Indelicato que abandonar el país, debido á la falsa posición en que le había colocado tan infame como ridículo ultraje.

El siguiente documento, al cual hay que darle todo el sabor de la época y de las circunstancias, forma por sí solo un cuadro característico que delinea el espíritu y el honor de los pundonorosos alumnos:

Reto

De los alumnos de la Escuela de Medicina del Instituto Nacional, dirijido á sostener su crédito i reputación profesional, injustamente ofendidos en el escrito que acaba de publicar el Dr. José Indelicato, bajo el titulo de: «Relación de una horrorosa calumnia:»[1]

  1. Reto etc., por Los alumnos de la Escuela de Medicina.—Sant., Abril 25 de 1835.—Imp. Opinión.—(Papeles sueltos—Bib Nac.—1834-35)—Una fja.