Página:Historia general de la medicina en Chile, tomo I.pdf/36

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
— 30 —

Moraleda con el objeto de conseguir algunos naturales para llevar á la península. No consiguió ninguno en ese lugar por cuya causa se vino á Ternaun, donde tampoco encontró indios que le siguieran. Ahí en ese punto se presentó Moraleda haciendo ver que era hechicero, transformándose en pescado, lobo, paloma y otros animales y mostrando con ello que por tal causa debían seguirle los indios. Casualmente en el mismo punto había una mujer llamada ó apellidada Chillpila, residente en Quetalco, que tenía fama de hechicera y los mismos indios buscáronla para hacerla competir con Moraleda. Entre las varias pruebas que hizo ésta consiguió dejar en seco el buque de Moraleda en el mismo punto donde se hallaba anclado, para después ponerlo á flote.[1] Moraleda, con ésto, se dió por vencido y regaló á la Chillpila un libro de hechicerías.

La Chillpila llevó el libro á Quincaví para que aprendieran los indígenas y de ahí salieron las asociaciones en que ahora figura el declarante.

Cree sí, que aún antes de la llegada de Moraleda, existían brujos en Chiloé, pero de la única de quién queda conocimiento, por la tradición, es de la ya nombrada Chillpila.

Advierte también que es tradición que la fundación que hizo ésta muger no tenía todo el carácter perverso que se le ha llegado á dar en la época, pues en el tiempo transcurrido se han ido haciendo innovaciones, como ser las sentencias que se espiden para dar muerte ó hacer sufrir de otro modo á las personas. No tiene conocimiento de los individuos que han hecho esas innovaciones, y el declarante no ha llevado á cabo ninguna desde que ha recibido el puesto que tiene.

El libro que dejó Moraleda existe todavía y lo han heredado los jefes de la «Recta Provincia» que había en Quincaví, de cuyo punto los indígenas no permitían llevarlo á ninguna parte.

Ese libro lo tiene ahora el declarante y lo dejó encargado en Ternaun á Benido Nancuante que se le pidió para aprender sus hechizos.

Ese libro es impreso y tiene tapas de cartón forradas en cuero.

En el mismo Quincaví los indígenas desde un tiempo muy remoto, pero que debe guardar cierta conformidad con la llegada de la Chillpila, construyeron una casa subterránea que todos la denominan con el nobmre de Cueva de Quincaví. Esta

  1. Las mareas ordinarias en Chiloé son muy altas, lo suficiente para que los vapores de la P. S. N. C. queden en seco y vuelvan á ponerse á flote. Las grandes mareas de los novilunios alcanzan hasta 6 metros.