Página:Historia general de la medicina en Chile, tomo I.pdf/380

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
— 390 —

corporándose á las huestes patriotas del general Carrera donde asumió el puesto de cirujano militar.

Dilijente y entusiasta formó en Talca, durante 18 meses, el centro de sus trabajos, organizando hospitales, ambulancias, y elementos sanitarios de campaña. En este puesto cayó prisionero del general Gaínza, en 1813, en cuyas filas fué obligado á servir como cirujano, hasta obtener su libertad por los tratados de armisticio.

Devuelto á los suyos comenzó con nuevos brios á servir á los patriotas, encontrándose en la batalla de Rancagua donde volvió á caer prisionero en pleno campo de acción, al caer lesionado y estropeado por su caballo, en el momento que asaltaba una trinchera junto con el estado mayor de O'Higgins

En esta sangrienta batalla, dice El Araucano del 1.° de Enero de 1840, en un artículo necrológico, fué heroico el patriotismo desplegado por Morán, ya exhortando con ardor á sus compañeros, en medio de la pelea, á vencer ó morir gloriosamente, ya exponiendo á cada paso su vida para asistir á los heridos donde quiera que caían, «como pueden acreditarlo varios de sus compañeros sobrevivientes de aquella memorable jornada.»

El general Osorio, utilizó también sus conocimientos en las ambulancias españolas otorgándole una relativa libertad, de la que se valió Morán para hacer huir á su compatriota el general Calderón que sufría los rigores de la prisión. Este acto le costó un consejo de guerra, y hubiera sido ejecutado con pena capital, si el gobernador de los Andes, don Juan Romero, no hubiera protejido su evasión á las provincias de Cuyo, en pago de antiguos é importantes servicios profesionales.

Las victorias de Maipo y Chacabuco le abrieron las puertas de la patria, regresando á Santiago á fines de Abril de 1818, antes de haber alcanzado á trasmontar la cordillera.

Después de la batalla de Chacabuco, curó, gratuitamente, á los heridos refugiados en el hospital de San Ignacio.

Dentro de la vida republicana le fué más fácil entregarse á la prosecusión de sus estudios ayudado por los Drs. Chaparro y Zapata, hasta obtener del Protomedicato, el año 1821, su título de médico.

El Dr. Grajales fiscal de dicho tribunal, pidió la nulidad del diploma, por considerarlo basado en leyes caducas y por dudar de la lejitimidad de su nacimiento. Este enojoso incidente dió lugar á un proceso, mandado instruir por el Intendente Lastra, el cual terminó favorablemente para Morán, con el apoyo del Dr. Oliva, y después de haber comprobado que su