Página:Historia general de la medicina en Chile, tomo I.pdf/425

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
— 437 —

niencias de esta estimulación para las personas pletóricas y sanguíneas que pueden ocasionarles hemorroides y flujos. Los baños de Colina deben visitarse en otoño y primavera.—2.º Alcalino-gaseosas, como Apoquindo y Cauquénes, de aguas minerales templadas, útiles para un gran número de afecciones principalmente del aparato gastro-intestinal.—3.º Aguas sulfurosas, como Chillán, que deben utilizarse en primavera y verano, y que dice excelentes para la tuberculosis y catarros pulmonares.

Sobre la araña venenosa de Chile.—A. U.—1852.—4.º 3 pág.

Versan estos apuntes sobre el latrodeptus formidabilis; quizas debido á pocas observaciones no es exacta ni completa la descripción que hace de la enfermedad, la cual considera benigna y de fácil dominación.

Estado de la Medicina en Chile.—Discurso pronunciado; por el prof. de Patología y Clínica interna de la Univ. don Juan Miquel, en el acto de su recepción á dicha cátedra, celebrado el día 7 de Julio, con arreglo al art. 25 del Supremo Decreto de 14 de Marzo de 1846.—A. U.—1853.—4.º 3 págs.

Comenta la condición de la medicina en el país, la altura á que debe considerarse esta ciencia y ataca rudamente al charlatanismo.

Memoria acerca de las enfermedades hereditarias en Chile y. con especialidad en Santiago.—A. U.—1854.—4.º 5 págs.

Cree que la cruza de distintos temperamentos trae buenos resultados tanto mejor si son opuestos y extraños. Apunta el curioso hecho de considerar á la sarna como hereditaria. La mortalidad tiene una buena proporción por las enfermedades heredadas como la tisis, sífilis, etc.

Memoria de las enfermedades del corazón en Chile, y especialmente en Santiago, leída en la sesión del mes de Julio.—A. U.—1855.—4.º 7 págs.

Enumera á la raza, el desequilibrio orgánico y falta de desarrollo torácico, el espejo ustorio que forma la cercana cordillera, los vestidos apretados, la sífilis, el exeso de las pasiones y la herencia, como las causas predisponentes al estado cardíaco. Usa para estas afecciones la digital, el nitro, el beleño y la sangría.

Ultimos momentos de la vida.—A. U.—1856.—4 pags.

Discute el punto sobre la hora en que debe terminar el cometido de un médico á la cabecera de un moribundo, en vista de ser práctica que, en dichos instantes, se abandone al paciente hasta en manos extrañas, para evitar el dolor de la familia. Combate esta inhumanitaria costumbre y solicita para el último trance, no sólo la presencia de los parientes, sino