Página:Historia general de la medicina en Chile, tomo I.pdf/454

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
— 466 —

con sus reglamentaciones y atribuciones respectivas, se consiguió mejorar las condiciones de uno y otro servicio.

Merece especial mención, en este lugar, la siguiente nota leída ante la Asamblea Nacional, en 9 de Agosto de 1822, por el diputado Camilo Henriquez, acerca del estado sanitario y condiciones de algunos establecimientos de beneficencia:

 Honorable Convención:

Nuestro vocal secretario presenta á Vuestra Honorabilidad, la siguiente memoria.... y al herir vuestro corazón por su lado más vulnerable, que es la misericordia, me promete de vuestra parte una disposición favorable.

Para que Vuestra Honorabilidad las eleve á la consideración de S. E. sujeto á su discusión las proposiciones siguientes:

1.º Una comisión del seno de la Convención, entre en los hospitales, examine su estado, presente el informe y proponga el remedio de los males que observe. Sabemos que el hospital de mujeres solo tiene 88 camas. ¡Que número tan corto para una población como la nuestra! El número de mujeres infelices en la capital es muy grande; muchos empeños se necesitan para que una infeliz sea admitida en el hospital, cuyas camas están ocupadas, en su mayor parte, por ancianos miserables. El mal venereo está extendido espantosamente entre las mujeres pobres y plebeyas; poco hace que se curen los soldados, si no se extingue aquella sentina de enfermedades. Muchos hijos de familia se desgracian por esta misma causa. La sabiduría de los hombres mas eminentes en la policía urbana no ha hallado otro recurso para cortar este mal que el de un hospital donde sólo se curen mujeres galicadas, encargando estas á la vijilancia de la policía. Pido que se proponga, después del informe, el establecimiento de una sala solo para curar casos venereos de mujeres infelices.

2.º Pido que Vuestra Honorabilidad se interese en que el restablecimiento del hospicio, señale la época de vuestra reunión.

3.º Sé que en el hospital militar han muerto éticos, de resultas de 200 palos que recibieron siete hombres en el mes anterior, y ya han muerto tres en los pocos días del mes que empieza. Las Cortes españolas, cuyos códigos van á ser la admiración del universo, han prohibido el castigo de azotes como degradante del carácter español, y el de baquetas en la tropa, como incompatible con la carrera de los defensores heroicos de su patria. Pido que Vuestra Honorabilidad exija de la comisión militar el modo de reemplazar más útilmente el castigo de los palos y baquetas.

4.º (Pide datos sobre cárceles.)