Página:Historia general de la medicina en Chile, tomo I.pdf/7

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
—3—

en el defecto contrario, en el mal de admiración, según lord Maucalay, cuando se olvidan las severas reglas que prescribe la inducción y el análiss histórico.

La sociedad, ha dicho Pascal, es un hombre que aprende siempre, que escudriña, que estudia, que busca su perfectibilidad y la verdad sobre todo, en todas partes, desde el más remoto pasado hasta el presente.

Si la historia es enseñanza y ejemplo para el individuo, como para la sociedad y para las naciones, es de rigor que ella deba ser escrita con rectitud y criterio desapasionado.

No debemos olvidar que la documentación del presente es un libro que leerá el porvenir. Y con cuanta mayor razón hay que sustentar estos principios cuando es determinada la indagación histórica á una faz del progreso nacional, en cuya acción juegan papel importante, como es en la historia de la medicina en Chile, personalidades y hechos á los cuales están vinculados, no sólo el avance intelectual y científico, sino también el civil y político de nuestra república.

Porque, en verdad, la vida de la ciencia médica, entre nosotros, ha llevado la vida de nuestra propia nacionalidad, es decir, pobre durante los tres siglos de nuestra primitiva estagmación, con alientos de reacción durante las luchas de la libertad y de nuestra cimentación constitucional, y por fin, robusta y sanguínea en el pleno desenvolvimiento de la edad adulta del pais.

En la marcha que siguen todas las ciencias, y en especial la medicina, hay que observar su origen y sus mutaciones; hay que indagar sus tendencias para descubrir su espíritu.

No se podría reconocer el papel que en su propia existencia la medicina desempeña, si no se analizase el conjunto de aquella inmensa isla madrepórica de la ciencia —como dice el Dr. Wenceslao Diaz [1]—y en particular la de sus obreros, zoófitos que dejan su pequeño contingente en la labor del gran edificio, de la isla blanca que se eleva en medio del océano.

«Sin esto, agrega el mismo profesor, no conoceríamos más tarde muchas afecciones de que en el día hay recuerdos frescos y cuyas historias, como lo han sido en parte, pueden ser trazadas por algunos miembros honorables de esta facultad, tales como el crup y la angina membranosa que aparecieron por primera vez en 1816 [2]; la erisipela con síntomas atáxicos y

  1. De la manera de aprender y enseñar la medicina en sus relaciones con el progreso de la ciencia y con las ventajas que puede reportar á nuestra patria. Discurso leido el 9 de Enero de 1868 por el Dr. W. Díaz en su incorporación á la facultad de Medicina.
  2. De l'etat du Chili considéré sous le point de vue hygiénique et medical. Bulletin de l'Acad. de Medicine. T.XVIII. Paris.- Por el Dr. Lafargue.