Página:Historia general de la medicina en Chile, tomo I.pdf/76

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
— 72 —

va, y las ramas en infusión contra el dolor de corazón y gota coral.

El paico, ambrina multifida, en las indigestiones, flatos, mal de orina y de hígado, como afrodisíaco y para las costumbres de las mujeres.

El relbún, galium relbun, desopilador del bazo, y el cebollino, scila cloroleuca, diurético y purificador.

El pangue, grennera scalera, fuerte astringente, en disenterías.

El luni, scallonia specie, en las llagas, dolores y fiebres.

El tolgue, trevoa quinquinervia, tónico.

El romerillo, lomatia funguirra, en infusión como purificador, en cocimiento contra hinchazones, la resina en parches, como zahumerio en los pasmos, y para teñir y enrubiar el cabello.

La congona, pisperinua inacquafolium, para el estómago, heridas y ataques nerviosos.

El bollén, kagenekia oblonga, en tumores.

El culén. psoralea glandulosa, contra flatos, pujos, indisgestiones y almorranas.

La tu-pa tu-pa, tupa specie, en el chavalongo.

El unoperquén de los indios araucanos, dice Frezier, es análogo al sen de Seyde en Levante, y muy usado por los boticarios de Santiago.

El padre Feuillé cita entre muchas otras, la pichóa, el clínclín (polígala), el guilno, el diuca lahuén, la sandea lehuén, el corecore, el theige (sauce), el maqui, el temu, etc., y cien otras que ilustra con hermosos grabados, en sus obras de viajes y estudios de ciencias naturales.

El padre Olivares, menciona, entre otras, las siguientes de uso importante: elpolipodio (quercino y petroso), el orozús ó regalíz, la doradilla, retamilla, salvia, romero y romero salvaje, tomillo, linaza, althoevas, malvas, maravillas, cardo, adormidera, ciano, corregüela, sauco, chicoria, escorzonera, llantén, lirios, culatrillo, berros, mastuercillo, apio, la irra-irra, la yerba santa, siempreviva, ajenjos, borrajas, alkenkengo, ricino, verdolaga, sabina, manzanilla, cebolla, cebollino, albarrana, etc., etc.

El abate Molina, que trata en extenso de esta materia, publicó un catálogo clasificado de las plantas medicinales de Chile.

A estaserie hay que agregar todavía las hierbas denominadas: tequel-tequel, metrún, pito, quilmo, ní ó sol, lapi-lapi, ají, gadu, ñiquel, ñilgua, quinchín, tolgue, tanbunbun, trequesón,