Página:Historia general de la medicina en Chile, tomo I.pdf/90

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
— 88 —

Zavala, uno de los fundadores de la Serena, que falleció repentinamente en Huantajaya, mineral de Tarapacá, en Enero de 1555. Don Diego y Don Bartolo de Zavala, fueron con los años, dos brillantes militares del Ejército de S. M. C.

Don Estéban Félix de Zavala era hermano del joven guerrero don Martin de Zavala, de Vizcaya, que salió de San Lúcar en 1520, en la expedición de Sebastián del Cano.

El doctor Zavala fué también antecesor de ilustres personalidades históricas como ser del general don Arsenio de Zavala famoso guerrero de la campañá de Arauco y que era Correjidor y Justicia Mayor del Reino, en Santiago, el 13 de Mayo de 1647, día del terremoto que asoló la capital; del general don Pedro de Zavala, uno de los fundadores de Copiapó en 1744, del general don Bruno Mauricio de Zavala, fundador de Montevideo en 1726, Gobernador y Capitán General de Chile, y de varios otros distinguidos personajes americanos y españoles.

El doctor Zavala estuvo poco tiempo en el país y regresó á su patria, no sin haber socorrido filantrópicamente á muchos pobres enfermos que solicitaron sus servicios médicos en la Serena. [1]

El Licenciado Pacheco, según consta en el acta del Cabildo de Santiago de 29 de Abril de 1566, fué nombrado perito tasador de los remedios, de la primera botica de la capital, á causa de los contínuos reclamos hechos por el público sobre la carestía de las hierbas y medicinas.

Don Diego de Ciffontes de Medina, fué médico, boticario y mayordomo del hospital del Socorro desde el año 1563 hasta 1580. Vino á Chile con su hermano Gabriel de Ciffontes, estableciéndose como encomendero feudalario en Cañete desde la fundación de dicha ciudad, en el año de 1557, y sirviendo bajo los gobiernos de don García Hurtado de Mendoza y don Rodrigo de Quiroga, hasta la destrucción de esa ciudad por los indios araucanos. [2] Después se trasladó á Santiago á donde se dedicó al bien de los pobres y de la humanidad doliente. En su testamento, otorgado ante el notario público Ginés de Toro Mazote, en 29 de Octubre de 1589, se lee la siguiente cláusula:

«Item: Declaro que yo he servido al Hospital de esta ciudad, y pobres de él, desde el año 1563 hasta 1580 y que son 17 años, sirviéndole de mayordomo, médico y boticario, y de las

  1. Manuscritos inéditos del Archivo de Tribunales.
  2. Rejistro de Escribanos—Manuscritos de la Biblioteca Naciona—Tomo VIII—Años 1592 á 1594: