Página:Historia general de la medicina en Chile, tomo I.pdf/91

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
— 89 —

demás cosas al dicho Hospital pertenecientes; y por mi industria y mi buena dilijencia le he aumentado la hacienda que al presente tiene, y de ello no se me ha pagado sueldo alguno, como parece por las puntuales cuentas que en este tiempo he dado; á causa de estar el Hospital muy pobre, mando á mis herederos cobren al dicho Hospital lo que montara en los dichos 17 años á razon de 300 pesos por año, que es el precio que se dá á los médicos y mayordomos, y lesmando que en esto háganlo con la moderación que les pareciere conforme á la posibilidad del dicho Hospital.»

Don Diego Ciffontes de Medina, murió el día 23 de Noviembre de 1592.


§ III.


EL Bachiller Bazán, médico del Hospital del Socorro, y después boticario, por convenirle así á sus intereses, viene, en seguida, según el órden cronológico.

En el acta de 22 de Febrero de 1567, del Cabildo, se lee el párrafo siguiente respecto á este profesional: «El Bachiller Bazán presenta cierta petición por lo que toca á su botica, é porque sus mercedes estaban ocupados en cosas tocantes al servicio de Dios é de S. M. é bien é pró comun, que remitían é remitieron en este caso al capitan Juan Bauptista Pastene, é á Juan de Cuevas, fieles ejecutores de esta ciudad para que sus mercedes vean la dicha botica con veedores é personas que se las entiendan de boticario, é les pongan los precios, y tasa ó arancel, para que por virtud de ella pueda llevar é vender las medicinas de la dicha botica.»

Poco después, el mismo Cabildo, le obligó á elejir uno de los dos oficios, el de médico ó el de boticario, elijiendo, Bazán, este último.

Dicho bachiller, fué un fervoroso partidario de las teorías de Paracelso, de moda en aquella época, ocasionando graves perjuicios entre sus pobres enfermos, siendo tradicionales sus desaciertos y sus aplicaciones de mercurio.

En el primer libro de actas del ayuntamiento se dice que Alonso de Córdoba procurador de la ciudad, se quejó de Bazán ante el cabildo, diciendo: «Me parece cosa conveniente mirar y requerir el hospital; porque Bazán lo cura, y unta muchos indios de ellos, los cuales, como no se guardan, se mueren todos... Por tanto pido y requiero á vuestras mercedes lo vean