Página:Julieta y Romeo - tragedia en tres actos (IA julietayromeotra00bala 0).pdf/20

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
20
JOYAS DEL TEATRO.
 

de amor nuestros suspiros mezclaremos,
y cual antes, mi bien, por las estrellas
as horas que transcurran contaremos.

ROMEO. (llorando.)

Ay! no me hables asi! Tu voz querida
me hace daño, mi bien!

JULIETA. (sobresaltada)

me hace daño, mi bien! Lloras, Romeo?
Di, qué tienes encanto de mi vida?
Pesar secreto en tus miradas leo!

ROMEO.

Tú no comprendes, no!… yo te creia
sin vida ya, que exánime en la tumba
mis ojos te bhn mirado, vida mia!
Entonces… yo no sé!… mas he sentido
que el dolor en mi pecho penetraba,
que opreso el corazon, de muerte herido,
á pedazos, mi bien, se desgarraba,
y frenético, loco, delirante,
pues sin tí mi existencia despreciaba,
intenté…

JULIETA. (Vivamente).

intenté… Qué intentaste?

ROMEO.
(Sintiendose desfallecer, cayendo sobre las gradas del sepulcro y rechazándola).

intenté… Qué intentaste? Vete, vete…
te aborrezco!

JULIETA.

te aborrezco! Dios mio! que lenguaje!

ROMEO. (sollozando).

No, te adoro, mas vete!

JULIETA.

No, te adoro, mas vete! Cielo santo!
por piedad!…—desfallece!—dime, dime,
habláme!… por favor!…

ROMEO.
(Preso ya de los tormentos producidos por el veneno).

habláme!… por favor!… Sufria tanto!
qué hubieras hecho, dí, mi bien querido,
si cadáver me hubieses encontrado?

JULIETA.

Á buscarte al sepulcro hubiera ido.
Muerto hubiera tambien.

ROMEO.

Muerto hubiera tambien. Pues yo he creido
que muerta estabas tú.

JULIETA.

que muerta estabas tú. Justicia eterna!

ROMEO. (revolcándose por el suelo).

Voy á morir. El corazon te adora.

JULIETA.

Te seguiré tambien.

ROMEO.

Te seguiré tambien. Ay! el veneno mi pecho todo abrasador devora… siento un volcan… aquí!… Dame tu mano, tu mano… por piedad! </poem>

JULIETA.
(Apoyando la cabeza de Romeo sobre su rodilla y con desesperado acento).

tu mano… por piedad! Oh! yo no quiero,
yo no quiero que mueras!… lo has oido?
Debes vivir para mi dicha toda.

ROMEO.

En el cielo, mi bien, mi bien querido,
en el cielo quizá nos hallaremos
y felices allí nos amaremos.
Ven, mi Julieta, ven, á Dios oremos!

(Hace esfuerzos para ponerse de rodillas y cae desfallecido arrastrando consigo á Julieta).

Ay! no puedo!… Dios mio! y á dejarla
condenado me veo?… Tan hermosa!

(Levantando convulsivo la cabeza de Julieta).

Tan hermosa, Señor!… Piedad divina!
siento la muerte ya… ya está vecina.
Mi corazon… oh Dios!… queda… contigo…
Adios, Ju…lieta… a… dios!

(Levántase por un movimiento convulsivo, procura estrechar a Julieta entre sus brazos y cae muerto).
JULIETA.

Adios, Ju…lieta… a… dios! Oh! ya te sigo.

(Cae sobre el cuerpo de Romeo).





ESCENA ÚLTIMA.
ROMEO Y JULIETA muertos. CAPULETO, DON ALVAR, TALERM, servidores con hachas encendidas.
CAPULETO. (Entrando sin ver los cadáveres).

Hija mia!… perdon… yo la perdono!
no sabia, Talerm…

(Viendo al grupo de Romeo y Julieta).

no sabia, Talerm… Cielos que miro!

ALVAR.
(acercándose con una antorcha encendida).

Muertos están!

CAPULETO.

Muertos están! Misericordia eterna!

TALERM.

Volaron como mártires unidos
á demandar al Dios de los mortales
la palma de su santo sacrificio.