Página:Julieta y Romeo - tragedia en tres actos (IA julietayromeotra00bala 0).pdf/9

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
9
JULIETA Y ROMEO.
 
CAPULETO.

que es de Tebaldo? Le mató un Montecho.

JULIETA. (Con acento desgarrador y cayendo de rodillas.)

Eternidad de Dios!

CAPULETO.
(Mirando con ternura á Julieta y creyéndola entregada al dolor causado por la muerte de su hermano.)

Eternidad de Dios! Resto precioso
de mis dias de amor, flor peregrina,
vid arrimada á un solitario tronco,
me quedas, cuando Dios á sí me llame.
Tan solo tú para cerrar mis ojos.

(Con energia volviéndose á los que están en escena.)

Mis deudos, mis amigos, mis hermanos
adictos á mi ley, miradla todos!
mirad como esa víctima infelice
ya sin hermanos hoy, sin padre pronto.
Al verse solitaria en su quebranto
derrama en cada lágrima un tesoro;
jurad vengarla todos, deudos mios…

(Estiende su espada)

Juradlo!

TODOS. (Estendiendo á su vez sus espadas.)

Juradlo! Lo juramos!

CAPULETO.

Juradlo! Lo juramos! Dios piadoso,
tú que en los libros lees de sus almas,
la santidad recibe de sus votos.

(A todos.)

Yo os guiaré al combate; de la lucha
yo partiré los riesgos con vosotros,
pensad que entre nosotros la venganza
es justicia no mas; pensadlo todos!
Mi hijo fué! le asesinó un Montecho!

JULIETA. (Aparte)

Mi hermano fué! le asesinó mi esposo!





ESCENA IX.
Los precedentes, TALERM apareciendo en el fondo.
(A las primeras palabras de Talerm, álzase Julieta y se domina todo lo posible para ocultar su agitacion. Capuleto recibe á Talerm con majestad y con una calma afectada).
TALERM.

Qué es lo que pasa aquí? criado ninguno
he encontrado al entrar; en este sitio
hallo no mas que frentes inclinadas
y rostros macilentos solo miro.

CAPULETO.

Dispensadnos. Talerm…

(Se dispone á hacer seña de que despejen, Talerm le detiene.)
TALERM.

Dispensadnos. Talerm… Oh! no por cierto:
pues os encuentro aquí todos reunidos
y están, aunque la causa no comprenda,
vuestros deudos aquí y vuestros amigos,
bueno será tambien que atentos oigan
la mision que hasta aquí me ha conducido.
Vengo en nombre del principe.

CAPULETO.

Vengo en nombre del principe. Sus leyes
acatarémos cual vasallos dignos.
Prontos estamos á escucharos todos.

TALERM.

Harto tiempo Verona fué testigo
de esas sangrientas luchas que destrozan
el corazon de sus mas nobles hijos.
Madre infeliz, el terminar desea
el combate sacrílego é impío
que sostienen hermanos contra hermanos;
el príncipe y Talerm quieren lo mismo.
Del príncipe y Verona hablo yo en nombre,
y el odio de Montecho ya vencido,
hoy se aviene el primero, presuroso,
á tenderos la mano de un amigo.

(Con solemnidad)

Para Romeo, el hijo de Montecho,
la mano de Julieta solicito.

CAPULETO.

Montecho cede pues!

TALERM.

Montecho cede pues! El á su patria
de sus odios le debe el sacrificio.

CAPULETO.

Yo le debo tambien toda mi sangre,
yo le debo á mi patria mis servicios,
mas cediendo Montecho en sus enconos
yo de desprecio solo le hallo digno.

TALERM.

Orgullo!

CAPULETO. (A Julieta)

Orgullo! Le escuchastes, hija mia?
Montecho te demanda para su hijo!
Contesta, dí?

JULIETA. (Aparte)

Contesta, dí? Oh! Tebaldo! oh mi Romeo!

TALERM. (Asombrado)

Se calla!

CAPULETO.

Se calla! Su silencio es espresivo.