Página:La Ilíada de Homero, Tomo I (Ignacio García Malo).pdf/112

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
(6)

„Atrida, aunque podamos evadirnos
„Del rigor de la muerte (pues la guerra
„Y la peste parece se han unido
„Para perder los Griegos); yo presumo,
„Que tal vez obligados nos veremos
„A retornar errantes á la patria.
„En peligro tan grande é inminente
„Un Adivino nuestro consultemos,
„Que sepa penetrar de lo futuro
„Los sucesos ocultos, é igualmente
„El misterio y sentido de los sueños
„(Pues los sueños tambien de Jove vienen),
„El qual nos diga por qué Febo Apolo
„Tan irritado está contra nosotros:
„Si acaso nos acusa de que hayamos
„Omitido algun voto ó hecatombe,
„Para ver si se digna compasivo
„Alexar esta peste de nosotros,
Aceptando ahora en cambio el humo denso .
„De Corderos y Cabras escogidas,
„Que serán en sus aras ofrecidas.”
 Habló Aquiles asi, y volvió á sentarse.
Entonces se levanta el sábio Calcas,
Hijo del grande Thestor, el mas diestro
Adivino de todos, que advertia