Página:La Ilíada de Homero, Tomo I (Ignacio García Malo).pdf/130

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
(24)

De que á la mar se bote un velóz barco,
Poniendo en él las víctimas mas tiernas,
Para ofrecer á Apolo el hecatombe.
A la bella Chryseida lleva él mismo,
Hace que entre en el barco, y nombra á Ulises
Por Comandante de él. Sueltan las velas,
Parte la embarcacion, y á remo surca
Las ondas de la playa cristalina.
Manda el hijo de Atreo, despues de esto,
Que alli se purifiquen: obedecen;
Y executado ya, á la mar arrojan
Todo quanto á este acto habia servido.
En la costa del mará Apolo ofrecen
Hecatombes de Cabras y de Toros,
Que por sus mismas manos sacrifican
Para aplacar su enójo, y de la grasa
De las víctimas sacras se remonta
Hasta el Cielo brillante y estrellado,
El olor entre el humo condensado.
 Asi todas las tropas se ocupaban.
Agamenón no cesa en la contienda
Que antes habia tenido contra Aquiles;
Y asi llama á Talthybio, y á Euribates;
Que eran dos Reyes de Armas, que tenia
Cerca de su persona á todas horas,