Página:La Ilíada de Homero, Tomo I (Ignacio García Malo).pdf/133

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
(27)

A la bella Bryseida, y se la entrega
A los dos Reyes de Armas, que al instante
Vuelven por su camino, atravesando
Segunda vez el campo de los Griegos.
Bryseida manifiesta resistencia,
Mas á Atrida la llevan con violencia.
 Despues de su partida, triste Aquiles,
Derramando sus lagrimas copiosas,
Y apartado de todos sus amigos,
En la costa espumosa toma asiento,
Acia el piélago negro atento mira,
Y suplíca á su madre muy amada,
Extendiendo las manos, de esta suerte:
„¡Oh madre mia (dice)! si el destíno
„Limitó á pocos años la carrera
„De esta vida mortal, el Dios Tonante
„Debia darme, á lo menos, mayor honra.
„Sin embargo tolera en este dia,
„Que Agamenón me afrente y me deshonre.
„Este Rey, que me trata con desprecio,
„Tiene ahora en su poder la recompensa,
„Que yo con mis trabajos he ganado,
„Y él, por su autoridad, me la ha quitado.”
 Asi dixo, sus lagrimas vertiendo.
Le oyó su venerable excelsa madre,