Página:La Ilíada de Homero, Tomo I (Ignacio García Malo).pdf/151

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
(45)

„A resistir á Júpiter Olympio.
„Jamás yo me he olvidado de aquel dia,
„Que queriendo acudir á defenderte,
„Me arrojó por un pie desde el Olympo.
„Un dia entero anduve por los ayres,
„Y al sumergirse el Sol en el Ocaso
„Semivivo caí en la Isla de Lemnos,
„Donde sus habitantes me ampararon,
„Y las grandes heridas me curaron.”
 Dixo, y Juno riendo, tomó entonces
La copa de la mano de su hijo;
Y sacando Vulcano en dulce nectar
De los vasos sagrados en que estaba,
Llenó diversas copas, y en seguida
Las presentó á los Dioses del Olympo.
En las bobedas sacras del Palacio
Resonaba la risa estrepitosa,
Que entre todos los Dioses excitaba
La suma diligencia de Vulcano,
En servirlos á todos por su mano.
 Duró el convite asi, todos contentos,
Hasta que el Sol partió para el Ocaso.
Nada alli les faltaba , pues tenian
Buena mesa, y la música mas dulce.
Apolo, con su cíthara armoniosa