Página:La Ilíada de Homero, Tomo I (Ignacio García Malo).pdf/219

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
(113)

Se presenta á la frente de los Teucros
Cubierto con la piel de un gran Leopardo,
Con sus corvados arcos y su espada.
En sus manos tenia dos saetas
De acero refulgente guarnecidas,
Y desafia con semblante ayrado
Al Acheo mas fuerte y mas valiente
A pugnar contra él, frente por frente.
 Apenas lo percibe Menelao,
Y que con mucha priesa se avanzaba
Delante de las tropas de los Teucros,
Quando fue arrebatado de alegria.
Asi como un Leon rabiando de hambre
Se arroja contra un Ciervo muy ligero,
O contra alguna Cabra de los montes,
Que devora á pesar de los ladridos
De los veloces Perros que le siguen,
Y de los mas ardientes Cazadores;
Tal fue de Menelao el regocijo,
Viendo al divino Páris, pues pensaba
Vengar su traycion y su perfidia.
Salta á tierra velóz desde su carro
Con sus armas cubierto, y al instante
Que ve el divino Páris, que venia
En la primera fila, queda lléno

 Tomo I.
H