Página:La Odisea (Antonio de Gironella).pdf/116

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida

110

El sólito terror y usadas ansias.
Antinó con sus cómplices, en tanto,
De la víctima en pos, las olas surca.
De Ítaca y Samos en el centro estrecho
Surge un islote todo roca dura;
Arteris es llamado, y á su seno
Guia una doble entrada, angosta y cruda:
Allí esperan los viles que la presa
Un destino maléfico conduzca.





CANTO QUINTO.





LA BALSA DE ULISES.


Del terso alcázar de Titon canoso
Sale la fresca aurora placentera,
Anunciando á los Dioses y a los hombres
Del día hermoso la anhelada vuelta.
Estaban ya los seres del Olimpo
En augusto congreso reunidos,
Y el solo que en sus manos tiene el rayo
Sobre ellos todos se ostentaba erguido.
Minerva les contaba las fatigas
De Ulises triste, que á su sacra mente,
Hasta desde las grutas de Calipso
Era objeto de angustia y tierno afecto.
« ¡Oh Júpiter! ¡oh padre, les decia,
Y vosotros felices moradores
Del celeste confin: No mas los reyes
Justos, suaves, ni benignos sean;
Opresores se muestren y tiranos