Página:La Odisea (Antonio de Gironella).pdf/44

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida

38

¡Otro reine si Ulises ya no existe!
Yo al menos seré rey en mis hogares,
Mandar pudiendo en los esclavos todos
Que por herencia recibí del padre. »
Eurímaco, que es hijo de Polibo,
Esclama entonces: « Las Deidades solas
Saben cuál será en Ítaca el monarca.
Tú, Telémaco, siempre serás dueño
De tu fortuna y rey en tu familia,
Pues mientras en la patria hubiese leyes,
Nadie osará atentar a tus riquezas.
Mas ora preguntarte es mi deseo
¿Quién es ese estrangero? ¿quién su padre,
Su cuna, su pais, de dónde viene?
¿Pudo del padre ausente darte nuevas?
¿Acaso á reclamar vino una deuda?
¿Cómo despareció tan repentino
Sin darse á conocer? yo en su semblante
Señal de hombre vulgar no ví ninguna. »
— « Cierto, el hijo de Ulises le responde,
Eurímaco ¡no hay vuelta para el padre!
Vano rumor no creo, ni agoreros
Escucho, cual la madre que los llama
Y consultarlos en su afan se place.
De Taphos ha llegado ese estrangero;
Mentes se llama, es hijo de Anchilao
De belicosa fama, huésped caro
A mi familia siempre, y el caudillo
De los Taphienses, esforzados pueblos
Que de los mares en las artes brillan. »
A la música entonces vuelven todos
Y á la danza, esperando que la noche
Renuevo al fin su lúgubre carrera.
Mas ya en su carro de ébano aparece
Y tornan todos al descanso usado.
Telémaco tambien, á rica estancia
Para el formada, cuya vista abarca