Página:La Odisea (Antonio de Gironella).pdf/46

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida

40


CANTO SEGUNDO.





ASAMBLEA. — PARTIDA DE TELÉMACO.


Hija de la mañana, ya la aurora,
Con sus rosados y sutiles dedos
Las puertas todas del Oriente ha abierto.
Deja Telémaco el mullido lecho;
Las ropas tira; el fuerte acero ciñe;
Adapta al pie riquísimo calzado,
Y, de hermosura y juventud radiante
Sale del aposento solitario.
A sus heraldos sin demora ordena
Que las sonoras voces á consejo
Los ciudadanos en la plaza llamen;
Ellos, humildes, sus mandatos cumplen
Y á raudales el pueblo va acudiendo.
Reunida ya, al fin, la junta inmensa
Sale el hijo de Ulises de su alcázar.
Dos galgos y su guardia le preceden.
Divino encanto sobre sus facciones
La Diosa amiga ha derramado. Entra.
Todos en él fijan la vista ansiosa;
Los ancianos se apartan con respeto
Para dejarle el paso; y marcha grave
A ocupar de su padre el noble asiento.
Pide el primero la palabra Egipcio;
Ya el peso de los años le fatiga