Página:La Odisea (Antonio de Gironella).pdf/67

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
61

Por agenas noticias has sabido!
¡Ay que su infeliz madre le dio el dia
Para ser de los hombres el mas triste!
No mi dolor lisonjear intentes;
No compadezcas mi sensible pecho;
Mal usarás piedad: Di cuanto viste;
Cuanto supistes dime, y dílo todo.
Si alguna vez en los troyanos campos
Mi padre, el virtúoso y fuerte Ulises,
O por sus nobles hechos ó sus voces,
Supo probarte una amistad honrosa,
¡Oh, dígnate en tal lance no olvidarla,
Y de su historia no me ocultes nada! »
— « ¡Oh, cuántas desventuras, tierno amigo,
Con cuán tristes recuerdos me emponzoñas!
Nestor esclama: ¡Cuántas ansias fieras
De Ilíon en los campos me tocaron;
Cuántas sobre las olas tras de Aquiles
A fin de enriquecer nuestros soldados,
Y de Priamo cuántas bajo el muro
Do yacen tantos héroes sepultados,
Do de Grecia la flor quedó eclipsada!
Allí cayera el invencible Ayace,
Aquiles sin igual, Patroclo el Divo;
Allí, Antiloquio, de mis venas hijo,
En los combates tan altivo y fiero,
Tan constante y veloz en la carrera,
¡Allí cayó tambien!... ¡Oh, cuántos otros
Reveses inauditos!... ¡quién podría
Contar tan lamentable y cruda historia!
Si un lustro aquí pasaras preguntando
La serie de tan fúnebres sucesos,
Cansado á tus hogares regresaras
Antes que concluir su lista amarga.
Por nueve años cumplidos empleamos
En torno de aquel muro harto famoso
Cuantos ardides en la guerra caben,