Página:La Odisea (Antonio de Gironella).pdf/81

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
75

La reina con sus hijas, de alegría
Alzan la voz á un tiempo. La res sacra
Los príncipes levantan y el cuchillo
En su pescuezo Pisistrato clava.
Corre la roja sangre á borbotones
Y con ella la vida va saliendo.
Cuatro partes se forman de la ofrenda.
Separados los muslos los envuelven
En dos capas de grasa y, recargadas
De ensangrentadas carnes, Nestor mismo
En las ascuas las pone y las empapa
Con espeso licor, cuyos vapores,
Cual humilde holocausto da á los Dioses.
Ya, las ijadas consumidas todas.
Las entrañas se prueban, y cortadas
Las carnes, en agudos azadones
Los mancebos las pasan, y en las llamas
Pronto las hacen dar giros veloces.
Entre tanto Telémaco en un baño
Que Policarta hermosa, la mas jóven[1]
De las hijas de Nestor, le ha dispuesto,
Sus brios reverdece. La doncella
Sobre sus miembros mil perfumes vierte.
Luego el jóven se cubre de un tejido
De blanco lino, sobre el cual ostenta
Una túnica de oro relumbrante,
Y parecido á un Dios, con paso airoso
Va á colocarse al lado del monarca.
Dispuestos los manjares, en las mesas
Ya servidos estan. La gente toda
Aliento toma. Los coperos nobles

  1. A cada paso se ven en Homero las jóvenes lavando y ungiendo á los hombres, lo que prueba indudablemente el abandono de aquella época, en la cual las leyes sociales no eran tan rígidas como las del dia. Parece que la cuba en la cual se tomaba el baño era de metal pulimentado.