Página:La linterna mágica - Vol. 8.djvu/272

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
268 — Poesías de Cuellar.

¡Oh! ruégale al Señor: dile que queda
En la tierra una madre desolada
Que llora tu partida....
¡La segúr de la muerte despiadada
Cortó tan tiernos lazos!
Y al huir, niña pura,
De sus maternos y amorosos brazos,
Las heces apuró de la amargura.

Dile que enjugue su copioso lloro,
Que calme su profunda desventura;
Y que un día felice, bendecida,
A tí se vea para siempre unida:
Esto dile al Señor. ¡Oh! tú, ángel bello,
Que so el excelso trono,
Entonas con victoria
Los eternales himnos de la gloria.