Página:Las siete tragedias de Sófocles - Biblioteca Clásica - CCXLVII (1921).pdf/15

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
XI
PRÓLOGO

es por falta de conmiseración hacia Edipo, sino por temor de infringir los preceptos divinos; pues la religión prohibía el que se tuviera relación de ninguna especie con las personas impuras. El mismo temor sienten ante la presencia de Edipo los habitantes de Colono (pág. 150). Véase también lo que acerca de esto dice el propio Edipo a Tesco en la página 180, y lo que se dispone expresamente en el Código de Manú, XI, 181 y siguientes.

Esta tragedia fué representada, según se cree, hacia el año 430 antes de Jesucristo.

En el Edipo en Colono pone Sofocles la religión al servicio de Atenas. Es un drama patriótico, escrito por el poeta en los últimos años de su vida, y que no se representó, según los críticos, hasta el 401, muerto ya Sófocles, y cuando habían pasado las circunstancias que, sin duda, le decidieron a escribirlo. El oráculo había profetizado que la ciudad que poseyese enterrado en su suelo el cadáver de Edipo, sería invulnerable. Cuando Sófocles lo escribió se hallaba Atenas envuelta en la guerra del Poloponeso, que sostenía desde el año 431 antes de Jesucristo. Sófocles murió antes de que esta terminara, y no pudo, por lo tanto, ver que se había equivocado en sus patrióticos deseos.

De esta tragedia creemos que nuestro Calderón tomó el pensamiento que nos expone en La vida es sueño, al decir: «El delito mayor del hombre es haber nacido.» Sofocles, en realidad, dijo lo