Página:Las siete tragedias de Sófocles - Biblioteca Clásica - CCXLVII (1921).pdf/40

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
20
TRAGEDIAS DE SÓFOCLES

ninguna, ocultaré esta espada, la más odiosa de mis armas, cavando un hoyo en la tierra, en donde nadie la vea, sino que la noche y el infierno la guarden en sus entrañas. Porque desde que recibí en mis manos esta espada, como regalo de Héctor, mi más odioso enemigo, no he hecho cosa plausible a los argivos. Cuán verdadero es el adagio corriente entre los mortales: « Regalo de enemigo, ni es regalo ni cosa que te sirva de provecho. » Asi, pues, aprendamos para en adelante a sujetarnos a la voluntad de los dioses, y también a respetar a los atridas. Jefes son, y es preciso obedecerlos. ¿Y cómo no? Los más terribles y fuertes, elementos se sujetan a las leyes naturales: el invierno, cubierto de nieve, cede su vez al fructífero verano; desaparece el círculo de la tenebrosa noche ante la aurora de blancos corceles que viene derramando luz, y el soplo de suave viento apacigua al embravecido mar. Hasta el sueño, que a todos domina, suelta a uno después de haberle aprisionado, y no lo tiene siempre envuelto en sus lazos. ¿Cómo, pues, no he de aprender yo a ser prudente? La experiencia me acaba de demostrar que el odio que he de tener al enemigo no ha de ser tanto que me impida hacérmelo luego amigo, y que he de procurar servir al amigo con la idea de que no siempre ha de continuar siéndolo; porque a la mayoría de los mortales, les es infiel el puerto de la amistad. Y basta ya acerca de esto. Tú, mujer, éntrate corriendo dentro y ruega a los dioses para que mi corazón logre el cumplimiento de sus deseos; y vosotros, ¡oh amigos!, hacedme el mismo honor; y a Teucro, si viene, decidle que se interese por mi y piense también en vosotros. Voy adonde me es preciso ir. Vosotros haced lo que os he mandado, y pronto sabréis que salvo está ya este infeliz.

Coro.—Estoy horripilado de gozo; doy saltos de ale-