Página:Las vidas paralelas de Plutarco - Tomo I (1879).pdf/372

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página no ha sido corregida
356
PLUTARCO.—LAS VIDAS PARALELAS.

siendo muy pocos los que bajo aquel sosiego deseubrian su natural firmeza y magnanimidad. Bien pronto despues, cuando con el tiempo le excitaron los negocios, hizo ver á todos que era imperturbabilidad la que parecia ineptitud; prudencia, la apacibilidad, y seguridad y entereza, la dificultad y tardanza en determinarse. Poniendo la vista en la extension de la república y las continuadas guerras, ejercitaba su cuerpo para los combates como arma natural, y cultivaba la elocueneia para la persuasion al pueblo de la manera que más conformaba con su carácter. Porque su diccion no tenla la brillantez ni la gracia popular, sino una forma propia sentenciosa, liena de cordura y profundidad, muy parecida, dicen, á la frase de Tueidides: pues todavía nos queda una oracion suya al pueblo, que es el elogio finebre de su hijo, que murió despues de haber ya sido eónsul.

De los cinco consulados para que fué nombrado, en el primero triunfó de los Ligures, los cuales, derrotados porél con gran pérdida, se rotiraron á los Alpes, y dejaron con esto de saquear y molestar la parte de Ilalia que con éstos confina. Despues ocurrió que Anibal invadió la Itaha; y habiendo conseguido una victoria junto al rio Trevia, se encamioó á la Etruria, y talando el país difundió el asombro, el terror y la consternacion hasta Roma; y al mismo tiempo sobrevinieron prodigios, parte familiares á los Romanos como los de los rayos, y parte enteramente naevos y desconocido8. Porque se dijo que los escudos por d mismos se habian mojado en sangre; que cerca de Ancio se habia segado miés con las espigas ensangrentadas; que por el aire discurrian piedras encendidas é inflamadas, y que, pareciendo que se habia rasgado el cielo por la parle de Falerios, habian caido y esparcídose muchos letreros, y en uno de ellos aparecia escrito al pié de la letra: « Marte sacude sus propias armas.» Nada de esto intimido al cónsul Plaminio, que sobre ser por naturaleza alentado