Página:Los italianos en la Argentina - Roberto J Payro.pdf/64

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página no ha sido corregida
— 60 —

No hay motivo alguno para abrigar ridículos temoresen un tiempo muy comunes-sobre la pretendida absorción italiana, pues tal idea no existe, y si existiera, las circunstancias solas bastarían para contrarrestarla.

La acción de los italianos no es circunseripta: se la nota en las guerras nacionales y civiles, en el comercio, la agricultura y la industria, en la pintura, Ia escultura y la música, en las eiencias exactas y físicas, en las educación y las costumbres... Casi no hay progreso, desde medio siglo, á que directa ó indirectamente no esté asociado un nombre italiano.

Con esto podría haberse escrito un largo libro; no falta el argumento que hemos dado desnudo y sin adorno. Pero, al preferir el dato al comentario, hemos tenido en cuenta to que ganaba en fuerza y en sinceridad el conjunto de nuestro trabajo.

¡Y quisiéramos que éste fuera á Italia, á contar á los que aún titubean para venir y temen todavia un fracaso imposible, cuánta es la ayuda que pueden prestarnos, y cuánta la amistad con que los recibiríamos! Un điario francés decía hace poco: «Los Estados Unidos y la República Argentina absorben una proporción de la emigración italiana mucho menor de lo que se cree por lo general, y hasta empieza á notarse un notable movimiento de regreso á su pals de los emigrados italianos á esas repúblicas. Son la inmensa inayoría de los 60.000 emigrantes que el año pasado volvieron á Italia».

Nada diremos respecto á los Estados Unidos.

En lo que toca á la Argentina, įno basta para contestar y rebatir victoriosamente esa apreciación, el hecho de que no haya disminuído-y mucho menos interrumpido-la corriente inmigratoria desde Italia, sin que se la provoque ya,