Página:Los subterraneos de Buenos Aires - Pedro V. de San Martin.pdf/41

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
41
DE BUENOS AIRES

una persona tan interesante como U. puede tener necesidad de nada?

 - ¡Ah! señora...!

 - Nada; U. no debe volver á pronunciar esa palabra. ¿Quiere compañía? Yo vendré á acompañarla y seré su buena amiga? ¿Necesita dinero? Fácil le será conseguirlo.

 - Yo no se cómo agradecerle...

 - No tiene que agradecerme nada: si algo le ofrezco es por un deber caritativo. Si quiere me vendré á vivir aquí ó U. puede irse á vivir en mi casa. No es posible que U. continúe sola.

 La jóven guardó silencio: aquellos ofrecimientos no le parecían despreciables en las condiciones en que ella se encontraba.

 La vieja prosiguió:

 - No tenga ningun temor ni desconfianza. Verdad es que yo valgo poco y que en mi casa no hay comodidades, pero peor será que viva U. en esta soledad. Resuelva U.

 - Quisiera esperar algunos dias...

 - No se haga ilusiones. Su padre, que Dios lo tenga en su santo descanso...

 Al oir estas palabras Sofía rompió á llorar. La vieja, que comprendió había llegado el momento de demostrar su sensibilidad, empezó á chillar como una urraca y á finjir que lloraba.

 Por algunos instantes, no se oyeron más que los