Página:Los subterraneos de Buenos Aires - Pedro V. de San Martin.pdf/46

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
46
LOS SUBTERRÁNEOS

 - Será muy rico...

 - Inmensamente.

 - ¿Es jóven?

 - Sí... todavía... tendrá unos cincuenta años.

 - ¿Tiene familia?

 - Es solito como U., - dijo la vieja haciendo una mueca picaresca.

 - ¡Me parece un sueño, ganar yo cinco mil pesos!

 - Es realidad, hija mia.

 - Dios habrá tenido misericordia de mí.

 - Así es la Providencia; nunca abandona á sus criaturas.

V


 Ambas permanecieron en silencio algunos instantes, hasta que Sofía preguntó:

 - Dígame, ¿y qué deberé hacer yo?

 - Esa es cosa muy sencilla. U. irá sola ó conmigo...

 - Preferiría ir con U.

 - Está bien, iremos juntas. Así que entremos á la casa nos conducirán al gabinete; la dejaré mientras la espero en otra pieza y U. se desnuda...

 - ¡Desnudarme yo! ¿Y para qué? - esclamó Sofía asustada.

 - Vaya, que es U. muy niña! - replicó doña Inocencia - ¿Cómo supone que van á tomarla por modelo de Vénus sin sacarle la ropa?