Página:Mensaje presidencial del 21 de mayo de 2010.pdf/35

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada


Para ello, no sólo vamos a reestructurar completamente a Chiledeportes, para impedir que sea utilizado con fines ajenos a la promoción del deporte, sino más importante aún, vamos a promover los hábitos deportivos, incrementando las horas de práctica de deporte en las escuelas, fomentándolo en las comunas y empresas y fortaleciendo a los clubes deportivos, de forma de llegar con el deporte hasta el último rincón de nuestro país.

También apoyaremos decididamente el alto rendimiento deportivo, creando un sistema de incentivos que permita hacer del deporte una real opción de vida, y desarrollando el Estatuto del Deportista de Alto Rendimiento.

Finalmente, le he encomendado al subsecretario de Deportes la realización del Rally Dakar, y el renacimiento de la Vuelta Ciclística de Chile el 2011. Y también, la organización de las Olimpíadas Bicentenario, que permitirán una sana competencia desde junio hasta septiembre, entre comunas, provincias y regiones, en un conjunto de deportes y actividades culturales, cuyas finales se realizarán en el mes de septiembre, en distintas regiones del país.

El país de las oportunidades tiene que acoger mejor a los 2 millones de compatriotas que viven con alguna discapacidad física, mental o síquica.

Crearemos el Servicio Nacional de la Discapacidad –SENADIS-, subsidiaremos la incorporación de personas con discapacidad al mundo laboral, combatiremos toda forma de discriminación en su contra, facilitaremos su acceso a la educación y salud y mejoraremos la capacidad de detección temprana de enfermedades que puedan ocasionar discapacidades.

Compatriotas, construir el país de las oportunidades significa también acercar la justicia a la gente.

Ha transcurrido una década desde la implementación de la Reforma Procesal Penal en nuestro país. Ha llegado el turno de la Justicia Civil.

El 60% de todos los procesos seguidos ante los tribunales corresponden a juicios civiles, que afectan a millones de chilenas y chilenos. Pese a ello, seguimos rigiéndonos por un código procesal promulgado en 1902.

El Chile de las oportunidades necesita contar con procedimientos judiciales breves y transparentes; que no dejen espacio para el abuso ni la demora, que apliquen la ley de manera pareja, clara y ágil, y que permitan a los ciudadanos comprender las resoluciones y confiar en sus tribunales.

El nuevo procedimiento civil será implementado de manera gradual y deberá estar operativo antes del término de nuestro gobierno.