Página:Mensaje presidencial del 21 de mayo de 2010.pdf/41

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada


Nuestra política exterior estará basada en el respeto y fortalecimiento del derecho y los tratados internacionales, la solución pacífica de las controversias, el respeto y promoción de la democracia y los derechos humanos, la no intervención en los asuntos internos de otros países, el respeto al principio de igualdad entre los Estados, la libre determinación de los pueblos y el combate decidido al terrorismo y narcotráfico. Estos principios son los pilares sobre los que descansa la paz mundial, la buena convivencia entre las naciones y la cooperación internacional.

Durante nuestro gobierno vamos a profundizar la relación con América Latina, especialmente con nuestros países vecinos, sin que ello implique la renuncia a nuestro exitoso modelo de desarrollo exportador hacia otras latitudes. Aprovecharemos que Chile ejerce hoy la presidencia del Grupo Río y la presidencia de América Latina y el Caribe en su diálogo con Europa, para contribuir a una nueva arquitectura de los organismos multilaterales como la ONU, el Banco Mundial y el FMI, que son herencias de la post guerra, para modernizarlos y adecuarlos a las necesidades y desafíos del siglo XXI.

Además, consolidaremos nuestra calidad de miembro pleno de la OCDE, apoyaremos la reforma del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas e impulsaremos la candidatura de Chile como miembro del Consejo de Derechos Humanos de la ONU para el período 2011-2014 y miembro no permanente del Consejo de Seguridad para el período 2014-2015.

Finalmente, profundizaremos nuestra integración, abriendo nuevos mercados para nuestras exportaciones, especialmente agrícolas, con Estados Unidos y Europa.

La industria del turismo es una de las más importantes, de mayor crecimiento a nivel mundial y la que proporciona más puestos de trabajo. Sin embargo, no hemos sabido aprovechar todo el potencial que nuestra maravillosa tierra nos brinda. Peor aún, en los últimos años hemos perdido terreno en los rankings mundiales de competitividad turística. Nuestros glaciares, lagos, ríos, bosques, salares, desiertos y fiordos adornan nuestros paisajes, y junto a nuestro pueblo y cultura, nos entregan grandes oportunidades de desarrollo turístico.

Para materializar estas oportunidades, implementaremos una nueva institucionalidad, que permitirá una mayor coordinación y apoyo del Estado al desarrollo del sector. Asimismo, reforzaremos los programas de promoción de la imagen país en el exterior.

Finalmente, promovemos la inversión en conectividad e infraestructura turística, de manera de convertir a Chile en un destino turístico de categoría mundial.