Página:Mensaje presidencial del 21 de mayo de 2010.pdf/43

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada


Extenderemos la red de protección social a nuestra clase media, incorporándola a la sociedad de seguridades mediante una ampliación del Seguro de Cesantía, la creación de un seguro hipotecario y de matrícula para que las familias no pierdan su vivienda ni los jóvenes abandonen sus estudios superiores si sus padres pierden su trabajo. También fortaleceremos el sistema de protección de los derechos de la clase media, como trabajadores, ciudadanos y consumidores.

Y, además, la incorporaremos a la sociedad de oportunidades, mejorando sustancialmente las posibilidades de acceso al trabajo, la educación, la salud y el emprendimiento de nuestra clase media.

Queridos compatriotas, hace exactamente 131 años, a esta misma hora, se desarrollaba en Iquique una de las gestas más heroicas y gloriosas de nuestra historia.

Ese día, Arturo Prat, el sargento Aldea, el teniente Serrano y tantos más, demostraron que los chilenos no se rinden nunca ante la adversidad, por ardua y desigual que sea la contienda.

Los chilenos de hoy probablemente nunca tendremos la oportunidad de emularlos en su muerte heroica, pero si podemos seguir su ejemplo de vida y amor por su patria.

Hoy nuestros enemigos son otros. Pero el espíritu es el mismo.

Además de reconstruir Chile piedra por piedra y ladrillo por ladrillo, vamos a volver a crecer y crear empleos. Vamos a conquistar el desarrollo y derrotar la pobreza. Vamos a ganarle la batalla a la delincuencia y el narcotráfico. Daremos una educación de calidad a todos nuestros hijos y una salud digna a todas nuestras familias. Haremos más participativa, vital y transparente nuestra democracia.

Esa es la misión de nuestra generación; la generación del Bicentenario.

Metas audaces y exigentes. Pero también nobles y alcanzables.

Requerimos de una nueva forma de gobernar.

Para que las chilenas y chilenos se beneficien de los resultados, y no sólo se ilusionen con las buenas intenciones.

Un gobierno que no se quede en los discursos y palabras, sino en las metas y logros.

Un gobierno honesto, transparente y que hable siempre con la verdad.

Un gobierno que actúe con eficacia y sentido de urgencia.