Página:Mexico as it was and as it is.djvu/186

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
141
ASESINATO DE UN AMERICANO.

Un estadounidense llamado Hayden residía allí y hacia el comercio de un zapatero. Era un protestante, pero cuidadosamente observaba con todo el respeto adecuado y decoro las ceremonias católicas e instituciones del país. Un día, el cura pasaba por su casa a la vivienda de alguna persona agonizante, con toda la pompa habitual y desfile de sonar campanas y niños cantando; y, como las tiendas abren generalmente hacia la calle, Hayden tranquilamente se levantó de su banco de trabajo y yendo al frente, se arrodilló en el umbral de su puerta. Él apenas se había postrado, cuando una persona (que se cree que fue un oficial) lo abordó preguntándole en tono grosero "¿por qué había ido a la calle a arrodillarse?" Hayden respondió que consideraba apropiado arrodillarse donde estaba. Apenas él dijo esto cuando el soldado puso su mano en la empuñadura de su espada como si para sacarla. Hayden percibió esto y fue a su mostrador para tomar algo en defensa; pero antes que él pudiera lograrlo, el soldado enterró su espada por la espalda del pobre hombre, directo al corazón, y cayó muerto en el lugar.

Un estadounidense, que estaba en la tienda en ese momento, fue a detener al asesino y dar la alarma, pero el villano había huido—la multitud le rodeó, ¡nadie lo persiguió y nadie trató de reconocerlo!

Tampoco esto fue todo. Primero hubo dificultad en obtener permiso de las autoridades para enterrar a nuestro desafortunado compatriota; a continuación, ningún cochero tomaría el cuerpo en su carro, y el cónsul se vio obligado a llevarlo en su carroza privada; a continuación, el cortejo fúnebre fue perseguido por una multitud, que se reunió en cantidad formidables mientras el cortejo iba a lo largo de las calles de Plateros y San Francisco, apedreado con piedras y otros misiles, hasta que el Sr. Black (quien es ahora nuestro cónsul en México) se vio obligado a detener la procesión en la Accordada y pedir una guardia de soldados del comandante en jefe como escolta a la tumba en Chapultepec. La Guardia fue dada, ordenaron cargar con cartuchos de bolas, y al partir, exclamó el oficial—"¡bendita es la tierra donde no hay ningún fraile!"

A pesar de la presencia de la Guardia, el cónsul fue golpeado en el pecho por una piedra mientras leía el servicio solemne en la tumba.

Una multitud había seguido el funeral de la ciudad, hasta el lejano cementerio; y cuando regresaron, se rumoreaba entre los léperos que el "Americano había sido enterrado con una cantidad de ropa, botellas de vino y dinero para pagar los gastos de su viaje". Este cuento supersticioso tuvo el efecto requerido; y aunque un hombre había sido contratado para vigilar la tumba, pero poco después el entierro se abrió, y se encontró el cuerpo despojado de su ropa y tirado desnudo sobre el terreno. Se ofreció una recompensa de $2000 por extranjeros, pero nunca se descubrieron rastros del asesino o de las hienas humanas.