Página:Mexico as it was and as it is.djvu/333

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
256
MÉXICO.

visto, y una gran parte de América del Sur, está plagada de estos o restos similares, desde Canadá hasta muy por debajo de la línea ecuatorial. Aquí, en el norte, se supone que había tres razas, sucesivamente, dos de los cuales han desaparecido incluso de la tradición.

"Los monumentos de la primera, o raza primitiva," dijo el finado William Wirt, "son muros regulares de piedra, pozos con piedra, fogones de ladrillo, encontrado en la excavación del canal de Louisville, medallas de cobre, espadas de plata y otros implementos de hierro. El Sr. Flint asegura que vio estas extrañas espadas antiguas. También examinó un pequeño zapato de hierro, como una herradura, incrustada en el oxido del tiempo y encontrado muy por debajo de la tierra y un hacha de cobre, pesando cerca de dos libras, singularmente templadas y de construcción peculiar.

"Estas reliquias, el piensa, pertenecían a una raza de hombres civilizados, que deben haber desaparecido hace muchos siglos. A esta raza se le atribuyen los caracteres jeroglíficos encontrados en acantilados de piedra caliza; los restos de ciudades y fortificaciones en Florida; los bancos regulares de antiguos robles vivos cerca de ellos; y los ladrillos encontrados en Louisville, diecinueve pies por debajo de la superficie en fogones regulares, con las brasas del último fuego domestico en ellos;—estos ladrillos son duros y regulares, y más largos en proporción a su ancho que los de la actualidad.

"A la segunda raza de seres son atribuidos los enormes montículos de tierra, encontrados en toda la región occidental, desde el lago Erie y el oeste de Pensilvania a Florida y las montañas Rocosas. Algunos de ellos contienen esqueletos de seres humanos y muestran mucho trabajo. Muchos de ellos son regulares figuras matemáticas, paralelogramos y secciones de círculos, mostrando los restos de portales y pasajes subterráneos. Algunos son de ochenta pies de altura y tienen árboles creciendo en ellos, al parecer de quinientos años de edad. Generalmente son de un suelo distinto al que les rodea, y son más comunes en situaciones donde desde entonces se ha encontrado cómodo construir pueblos y ciudades.

"Uno de esos montículos fue nivelado en el centro de Chillicothe y cargas de carros de huesos humanos sacados de ahí. Otro puede verse en Cincinnati, en el que una pieza circular delgada de oro, aleada con cobre, fue encontrada el año pasado. Otro en St. Louis, llamado el "jardín cayendo", es señalado a extraños como una gran curiosidad.

"Muchos fragmentos de cerámica, algunas de curiosa fabricacion, han sido excavadas en toda esta vasta región; algunos representado vasos de beber, algunas cabezas humanas y algunos ídolos;—todos parecen haber sido moldeados a mano y endurecido en el sol. Estos montículos e implementos de barro indica una raza inferior a la primera, que estaba familiarizada con el uso del hierro.

"La tercera raza son los indios ahora existentes en los territorios occidentales. En el profundo silencio y soledad de estas regiones y sobre los huesos de un mundo enterrado, ¡cómo debe un viajero filosófico meditar sobre el estado transitorio de la existencia humana, cuando las únicas huellas de los seres de dos razas de hombres sólo son estos memoriales extraños! ¡En este mismo lugar