Página:Mexico as it was and as it is.djvu/343

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
264
MÉXICO.

reciendo con sus leyes originales, costumbres, ciudades y templos, entre los pliegues de las montañas distantes en el seno de nuestro continente inexplorado![1]

Nota.- La cosmogonía mexicana tiene cuatro períodos, cuando se afirma que toda la humanidad, con la excepción de dos o tres personas, perecieron

El 1er. periodo fue terminado por hambre al final de …. 4008 años.
2do. fuego 4094
3ero. huracán 4060
4to. diluvio 4008

En este diluvio todos perecieron, con excepción de Centéotl y su esposa Xochiquetzalli, quienes escaparon en una canoa. Ya he, en la página 28, dado una cuenta de una leyenda Tolteca, mostrando cómo uno de los gigantes, llamados Xelhua y sus seis hermanos, fueron salvados del diluvio en la montaña de Tláloc, mientras que el resto de la humanidad pereció en las aguas o se transformaron en peces.

Josefo, citando el libro 96 de Nicholas de Damasco, dice "hay una gran montaña en Armenia, sobre Mingus, llamada Baris, sobre la que, según se informa, que muchos de los que huyeron en el tiempo del diluvio se salvaron: y que uno que fue llevado en un arca a la orilla en la parte superior: y que los restos de la madera fueron grandes mientras se conservaron. Este podría ser el hombre quien Moisés, el legislador de los judíos escribió ".

En la construcción, la forma y el objeto de los Teocallis mexicanos, hay sorprendente analogía con los túmulos y pirámides del mundo. De acuerdo con Herodoto, el templo de Belus era una pirámide, construida de ladrillos y asfalto, totalmente sólida, (xxx) y tenía ocho pisos. Se erigió un templo (xx) en la parte superior y otra en su base. De igual modo, en los Teocallis mexicanos, la torre (xx) se distinguía del templo en la plataforma: una distinción señalada claramente en las cartas de Cortés. Diodoro Sículo afirma, que el templo babilónico sirvió como un observatorio a los caldeos: así, los sacerdotes mexicanos, dice Humboldt, hacían observaciones de las estrellas sobre la cumbre de los Teocallis y anunciaban al pueblo, por el sonido de un cuerno, la hora de la noche. La pirámide de Belus era a la vez un templo y una tumba. De igual modo, el túmulo (xx) de Calisto en arcadia, descrito por los Pausanos como un cono, hecho por las manos del hombre, pero cubierto de vegetación, llevaba en su parte superior el templo de Diana. Los Teocallis también eran templos y tumbas: y en la planicie en la que se construyeron las casas del sol y la luna en Teotihuacán, se llama calzada de los muertos.

El grupo de pirámides en Gheeza y Saqqara, en Egipto, la pirámide triangular de la reina Seythiana, mencionada por Diodoro: las catorce pirámides etruscas, que se dice que estaban encerradas en el laberinto de rey Porsenna en Closium: el túmulo de Aliates en Lidia, (véase Viajero Moderno, Siria y Asia menor. Vol ii. P. 153;) los sepulcros del rey escandinavo Gormus y su reina Daneboda: y los túmulos que se encuentran en Virginia, Canadá y Perú, en que numerosas galerías, construidas con piedra y comunicándose por tiros, llenan el interior de colinas artificiales;— son referidos por el viajero estudiado como monumentos sepulcrales de carácter similar, pero difieren de los Teocallis en no tener, al mismo tiempo, remate de templos. Quizás se supone muy apresuradamente, sin embargo, que ninguno de ellos estaban destinado a servir como bases para altares: la afirmación no es muy calificada, que "las pagodas Indostánas no tienen nada en común con los templos mexicanos. Que los de Tanjore, a pesar de que el altar no esta en la parte superior, lleva una llamativa analogía en otros aspectos a los Teocallis "—Véase Estudios de Humboldt. Vol. i. pp. 81-107; Pol ensayo. vol.II. págs. 146-149; Viajero Mod., vol. vi. P. 341. }}

  1. Ver apéndice Nº 8, página 368, para una carta muy interesante de Horatio Hale, en relación con las lenguas indias