Página:Mexico as it was and as it is.djvu/71

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
40
MÉXICO.

con el corazón roto, derramando una pasión que el escribano convierte en fraseología. Es un comercio importante; y se gana más dinero en México por este amor por apoderado, que quizás cualquier otro. ¡Puede tener una "declaración" por un real; una carta de regaño por un medio; y una epístola trenzada, llena de puñales, celos, amor y ternura, (dejando al desafortunado destinatario en un estado de ánimo muy distraído) hecho en papel azul rociado con corazones y palomas, al precio ridículo de veinticinco centavos!

Al oeste del Parián y alrededor de los lados sur y oeste de la Plaza, o los lados no ocupados directamente por la Catedral y el Palacio Nacional, hay Portales con arcadas, similares a las arcadas de Bolonia. Estos están llenos de alegres tiendas, vendedores, cafés, ropa vieja, juguetes, vendedores de flores, dulces, librerías, cuchilleros, cazadores de curiosidades, antigüedades, (verdaderas y dudosas,) y la muchedumbre habitual desocupada y chismosa. Aquí la última revolución, o la probabilidad de una nueva, están en continua discusión, por grupos de haraganes. Por encima de la escalera, en algunas de las viviendas hay casas de juego, como anteriormente en el Paláis Royal, con el cual la escena presentada aquí no, por supuesto, rivaliza en sabor o esplendor.

Opuesto al extremo sur del Parián está la Casa Municipal, o Ayuntamiento, en la piso inferior está la Lonja, (bolsa de los comerciantes de México) una sala noble, llena de todos los boletines de la República, de Europa y los Estados Unidos y se comunica con un apartamento en el que los lectores pueden ocasionalmente divertirse con un juego de billar.

* * * * * * *

Descendiendo de la torre de Catedral, entremos por las puertas del sagrado edificio.

Su piso es de desarticuladas duelas sueltas, llenas de suciedad y mugre—cobertura de los muchos muertos que se carcomen debajo. Pero con esto, termina toda la mezquindad; y ya sea que contemplamos las dimensiones del edificio, o los millones que se han gastado en su decoración, la mente se pierde maravillada. Es imposible describir la totalidad de este edificio—un libro no bastaría para el inmenso y minucioso detalle con el cual se embellecieron sus paredes y altares.

A fin de permitir cierta idea de la riqueza de la iglesia, generalmente—y pasando sobre placa de vidrio y cristal, marcos de plateado, marcos de plata, lámparas, tallados y dorado suficiente para hacer una ordinaria Iglesia metropolitana brillar con esplendor— sólo mencionaré un objeto en el cuerpo del edificio: el altar y sus accesorios.

La catedral ocupa un espacio de 500 pies por un frente de 420. El altar principal no se erige contra la pared, pero cerca del centro del edificio, bajo la cúpula. Desde aquí, se extiende alrededor el coro probablemente dos-