Página:Obras poéticas de Campoamor.djvu/49

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
41

 Cuéntame si brotaste
al pié de un sauce ó de elevado pino;
 los prados que cruzaste;
cuántos mármoles viste en tu camino;
 las flores que bañaron
tus frescas aguas, y á su humor brotaron.

 Dime las dulces aves
que de los olmos de tu blanda orilla
 te cantaron suaves,
y las sierpes que al verte sin mancilla
 vertieron su veneno
para poder cruzar tu limpio seno.

 Dime si las zagalas
tus claras urnas ilustrando viste
 sin inútiles galas;
y cuéntame los sueños que infundiste
 al oir los pastores
el dulcísimo són de tus rumores;

 Que yo te iré contando
mis cortos bienes y mis luengos males.—
 Mas ¿la vega mirando,
presuroso despeñas tus cristales
 y rápido te alejas?
Bien haces ay! por no escuchar mis quejas.

—oo—

 —¡Qué hermosa está la vega,
cuando bañada de feraz rocío,