Página:Observaciones sobre la familia natural de las plantas aparasoladas (Umbelliferae).pdf/44

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
42

Daucus: y añade que en este caso deberian reunirse al Daucus los géneros Platyspermum y Orlaya. Y no valiendo ya nada la mayor ó menor anchura de la cresta que forman al reunirse las espinitas por la base, ni tampoco el que al separarse de las costillas formen uno, dos, ó tres ordenes, ¿en que se fundara la distincion del Daucus y Caucalis que parece quiere conservar á todo trance? Seguramente que no en los involucros, porque conviene en despreciarlos: sera sin duda en la forma de la clara que dice ser maximi momenti: pero habiendo demostrado en las pag. 458, y 459 que era variable, singularmente en este genero, porque se ve en las especies que pasa insensiblemente de una forma á otra de las que el mismo reputa de alta importancia; se infiere claramente que no hay caracteres solidos para distinguir estos dos generos, que distinguieron los botanicos, mas no la naturaleza.

La clase de este periodico no permite que estienda mas este escrito, harto difuso ya para semejantes obras, que piden necesariamente mucha variedad de asuntos en pequeño volumen para complacer los diferentes gustos de los lectores. Por otra parte creo haber conseguido lo mas principal del objeto que me propuse, que era; corregir algunas de mis propias equivocaciones; patentizar las en que han caido otros escritores ilustres; aclarar los verdaderos y principales fundamentos de donde debe partirse para establecer solidamente los generos de esta familia tan natural como dificil; insinuar varias de las reformas que deben hacerse apoyandose en dichos principios; y finalmente dar lo que corresponde á cada uno de los que despues de los trabajos del inmortal Cusson, se han esmerado en perfeccionar el conocimiento de las Aparasoladas. En otra ocasion y en obra distinta trataré con mas estension el mismo asunto; entonces hablaré de las otras partes de la fructificacion, de que solo por incidente se ha hecho mencion en este escrito.

Yo suplico á los botanicos, á cuyas manos lleguen estas observaciones, tengan la bondad de comunicarme sus reparos, que apreciare sobremanera, y remitirme esqueletos bien conservados con flor y fruto perfecto, ó al menos con fruto, para poder seguir mis investigaciones sobre esta familia; debiendo saber que deseo hasta las mas comunes, pues las desgracias de mi patria me alcanzaron tan de lleno, que todo lo perdi, y no poseo en la actualidad mas manuscritos, que los que he estendido en Londres, ni mas