Página:Observaciones sobre la familia natural de las plantas aparasoladas (Umbelliferae).pdf/5

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
3

deban seguirse en la formación de generos en cada una de las diferentes familias, es el problema que hay que resolver despues de establecidas estas: problema lleno ciertamente de dificultades, pero que resuelto hace desaparecer las tinieblas que impedian ver el sendero de la verdad substituyendo en su lugar el orden, la claridad la sencillez, la facilidad, la luz, la verdad misma, que por do quiera disipa los errores y sus consecuencias, no pocas veces funestas en la aplicación de los seres á los usos de la vida, que en ultimo analisis es el verdadero objeto de las fatigas del naturalista. ¿Y la indagación de la verdad en cualquier ramo del saber humano, no exige y merece la mayor intensidad posible de atención de parte de los que se dedican á buscarla? Hay por ventura cosa alguna mas hermosa, ni que llene mas de placer el espiritu humano que el hallazgo de la verdad? ¿Y en que ramo puede presentarse más halagueña, mas hermosa, mas florida, mas amena, mas inocente, ni mas util que en la ciencia de las plantas? Las verdades botánicas enseñaron siempre á distinguir con toda certeza el alimento saludable del insalubre, el remedio que restablece la salud, del veneno que la destruye, las plantas útiles para los pastos, de las inútiles ó perjudiciales... y lo que es mas, apoyada en las leyes de afinidad, y en las luces que recibe de otros ramos del saber, se atreve ya á predecir muchas veces los usos á que podran ser destinados los seres que por primera vez se sugetaron al examen botánico. ¡Tanta es la relación que existe entre las formas exteriores y la organización interior, entre estas y las propriedades y usos de las plantas!

Por eso es tanto el cuidado de los botánicos en observar hasta la parte mas minima de los vegetales, pues que todas ellas lo son del conjunto simétrico de las formas tipicas, que constituyen el grupo natural á que pertenecen los individuos en que se observan. Puede asegurarse, sin temor de ser desmentido, ni parecer exagerador, que los rápidos y casi increíbles progresos que ha hecho la ciencia de los campos desde principios del siglo anterior, son debidos en gran parte á las verdades botánicas anunciadas por Tournefort, Linneo, y otros eminentes botánicos, como lo son igualmente una gran parte del aumento que ha recibido el comercio, y una no pequeña porcion de los progresos que ha hecho la materia médica. Pero dejemos ya una digresión, que podra parecer contestación importuna, y volvamos á nuestro objeto.