Página:Observaciones sobre la familia natural de las plantas aparasoladas (Umbelliferae).pdf/8

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
6

Este sabio inmortal, autor del método de familias naturales, sin embargo de haber visto el manuscrito original de Cusson, no se atrevió según parece á combinar los principios enunciados en su obra para establecer una reforma en el orden de las Aparasoladas. Asi es que en su preciosa obra titulada Genera plantarum secundum ordines naturales disposita, publicada en Paris en 1789, al paso que confiesa la insuficiencia del systema Linneano, se ve en la precisión de adoptarlo por no poder dar otro mejor, y se contenta con referir algunas de las observaciones de Cusson, y un breve extracto de lo mas interesante de la doctrina de este acerca de la estructura del fruto.

Sin guia cierta han andado los botánicos en esta parte de su ciencia, y como navegantes que perdieren el norte, casi puede asegurarse, que cada paso que daban, solo servia para aumentar las dificultades. En otras familias el descubrimiento de una planta desconocida suele dar campo para perfeccionar nuestros conocimientos: aqui por el contrario, si por casualidad se acertaba en decir que era nueva, este paso solo servia, las mas veces, para embrollarlos, y debia ser asi; porque ignorandose el modo de analizar la fructificacion de las Aparasoladas, se ignoraban sus verdaderos caracteres genéricos, base fundamental, sobre que descansa todo el edificio de la ciencia.

Casi al mismo tiempo que Jussieu publicaba su obra en Paris, el celebre Goertner dio á luz la suya De Fructibus et seminibus plantarum,[1] fruto de muchos años de penosas fatigas, que por fin le ocasionaron la perdida de la vista, y llena de observaciones nuevas, que han contribuido sobremanera á perfeccionar los conocimientos botánicos, y entre otros muchos, el de las aparasoladas. El examen atento y juicioso que hizo este sabio del fruto de muchas plantas de esta familia: las bellas estampas y descripciones que ha dejado de algunos generos que el formó, y las de otros que resucitó rectificados, han servido sobre manera para encaminarnos á la perfección del conocimiento de las umbeladas. Aprovecharonse de sus luces los señores Ventenat y Persoon, en cuias obras se ven ya menos lunares que en las de los demás secuaces de Linneo: sin embargo sus trabajos distan mucho de la bondad apetecida, como igualmente todos los demás publicados hasta 1813, y adolecen como el de Goertner de los defectos procedentes del valor indebido dado á los involucros, y de no haberse ajustado á los principios establecidos por Cusson.

  1. Stutgard Ann. 1788.