Página:Revista del Jardín Zoológico de Buenos Ayres (Tomo I. Entrega I, pp. 1-32).pdf/7

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
— 7 —
CAPÍTULO II.
DE LOS EMPLEADOS.

 Art. 8 (525). Todos los empleados tienen tarea señalada por espíritu de método; pero pueden y deben cambiarla, momen­táneamente, en caso necesario.

 Art. 9 (526). En caso de conflicto, el Director decide. Si hay disconformidad (tratándose de cuestiones administrati­vas) se puede acudir á la Intendencia, cuyas decisiones no tienen apelación.

 Art. 10 (527). Todos los empleados del Jardin Zoológico están obligados á cumplir y á hacer cumplir las disposicio­nes del régimen interno, como ser: el indicar á los visitan­tes que tal ó cual cosa está prohibida, por ejemplo, fumar en este ó aquel departamento, tocar los animales, darles de comer, arrojarles objetos, pisar los céspedes, arrancar flores ó ramas, & &; todo lo cual se establecerá en tablillas espe­ciales.

 Art. 11 (528). Los empleados del Jardin Zoológico son to­das las personas que, habiendo recibido con tal fin su nom­bramiento, directa ó indirectamente de la Intendencia, perciben un sueldo de ella.

 Art. 12 (529). En las horas de servicio, ningún empleado puede salir del recinto del Jardín Zoológico sin previo aviso ó permiso.

 Art. 13 (530). Todos los empleados del Jardín Zoológico, sin excepción, están á las órdenes inmediatas del Director, quien puede suspenderlos, y llenar todas las vacantes direc­tamente, menos la de Administrador y la de Ecónomo.


CAPÍTULO III.
DEL DIRECTOR.


 Art. 14 (531). El Director del Jardín Zoológico dependedirectamente de la Intendencia, única autoridad de la cual puede recibir órdenes, y á la cual debe dirigirse en su ca­rácter propio.