Página:Sesiones de los Cuerpos Lejislativos de Chile - Tomo XXIV (1835-1839).djvu/413

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
409
SESION DE 23 DE DICIEMBRE DE 1836

hostilidad, captura, embargo, depósito, detencion ni de ninguna otra clase respecto de las propiedades de los predichos Estados i sus subditos, miéntras estén pendientes las negociaciones entre el Gobierno de Chile i el de V. S.


En cuanto a la tercera: que la Escuadra impedirá o procurará impedir la reunion i el aumento de las fuerzas navales del Perú, con el único objeto de que estas i las de Chile conserven su estado actual, sin que las últimas pierdan inútilmente la ventajosa posicion i actitud en que hoi se encuentran. V. S. me permitirá añadir que esta conducta prudente i dictada por la necesidad, cuando no se han alejado los temores de un rompimiento, no puede llamarse contraria a la justicia, i es tambien exactamente conforme a la que ha manifestado el Gobierno del Perú. Una convencion preliminar sobre la situacion i operaciones de dicha Escuadra durante la negociacion, en la forma que he tenido el honor de proponer a V. S., en mi oficio del 3 del corriente, podría hacer inútiles estas medidas i hacerles perder el aspecto de hostilidad bajo que quieren mirarse.


En cuanto a la cuarta: que cuando la Escuadra chilena se presente en algun puerto peruano se mantendrá fuera del tiro de cañon, sin abordar a sus playas sino en el caso en que, prolongándose las negociaciones, se viere en la necesidad de renovar su aguada.


El Gobierno del Perú hace toda clase de preparativos, se presenta en un aspecto hostil i son verdaderamente tales las órdenes que ha espedido con respecto a la Escuadra chilena. En estas circunstancias entrar sin seguridades recíprocas, o a falta de éstas sin medidas de precaucion en una negociacion de éxito incierto i cuyo solo resultado podría ser mui bien el haberse sacrificado inútilmente por parte de Chile sus medios ventajosos de defensa, sería en el Gobierno que le exijiese un acto indigno de la nobleza i elevacion de sentimientos que deben caracterizar a todos, i en el que lo otorgase un acto de insensatez i del mas criminal abandono de los intereses del pueblo cuyos destinos le están confiados.


V. S. me permitirá hacerle presente que el Gobierno de Chile jamas ha declarado que no ratificaba la convencion celebrada con don Victorino Garrido por no considerar rota la paz entre ámbas Repúblicas. Hizo esta observacion cuando vió dar impropiamente a aquel convenio el título de preliminar de paz, pero el motivo de su desaprobacion fué el grave perjuicio que se hacía atándose las manos para las mas importantes medidas de seguridad esterior durante el término de cuatro meses; i su derecho pata desaprobarlo resultaba de que el señor Garrido carecía de poderes para celebrar convenio alguno, i supuesto que se trató con él, sin exijir que los exhibiese, es visto que se quiso dejar la ratificacion al arbitrio del Gobierno de Chile. El convenio del Callao entra en la categaría de aquéllos a que los escritores de Derecho Público dan el nombre de esponsiones, i que nada valen ni obligan, ni aun imperfectamente al soberano del esponsor sino en virtud de la ratificacion espresa o tácita que es del todo voluntaria. Por lo demas, el Gobierno de Chile ha aumentado sus fuerzas marítimas despues de desaprobar el convenio i de publicada su desaprobacion; el Gobierno del Perú ha aumentado las suyas despues de haberlo ratificado i ántes de saber la desaprobacion del otro contrato. A la convencion preliminar que hoi se celebrase, debería preceder, como es debido, el exámen de la suficiente autorizacion o poderes de los contratantes.


Por conclusion, habiendo desde el principio procurado satisfacer los deseos del Gobierno del Perú; habiéndose retirado la Escuadra i quedado yo en un solo buque demasiado insignificante para causar alarma, ni inspirar desconfianza, habiendo dado testimonio de mis esfuerzos en desempeñar desde luego la mision que me ha sido confiada, i no pudiendo ésta tener efecto i ni aun iniciarse desde a bordo de un buque, fuera hasta de los puertos de la nacion a donde estoi destinado, me creo con suficiente derecho para rogar a V. S. se sirva contestar categóricamente i a la mayor brevedad, si puedo entrar al puerto i desembarcar; si me quedan espeditas las comunicaciones con mi Gobierno i demas funcionarios i sirvientes suyos; i si el buque en que me encuentro se hallará en libre comunicacion conmigo i dispuesto para conducir los avisos i correos de Legacion que me fuera necesario espedir.


Dios guarde a V. S. —A borco de la goleta Colo-Colo, Noviembre 8 de 1836. —Mariano de Egaña. —Al señor Ministro de Relaciones Esteriores del Perú.



Núm. 403

Número 6

Señor:


Me es sensible no poder convenir con V. S. en que terminen, ántes de entrar en negociacion formal, ciertas cuestiones preliminares, que tienen referencia con la posicion en que se encuentra este Gobierno respecto del de Chile. Léjos de ello, me es forzoso, para contestar a la pregunta que V. S. se sirve hacerme en su nota de ayer, esclarecer todavía mas las verdaderas miras e intenciones de la Escuadra chilena en su retirada, i remontarme a los hechos que nos han colocado en aquella posicion, para desvanecer con el hilo de ellos i con la série de raciocinios a que dan lugar algunas equivocaciones en que incurre V. S. para rechazar la inculpacion que repetidamente hace en su oficio sobre nuestra actitud hostil; i para demostrar que, mui léjos de ser el Gobierno de Chile quien arregla su con