Página:Sesiones de los Cuerpos Lejislativos de Chile - Tomo XXVI (1839).djvu/394

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
382
CÁMARA DE SENADORES

lo que no puede dudarse al ver figurar en las cuentas de muchas de éstas los suplementos que se les han hecho para atender a objetos que, sin este auxilio, hubiera sido preciso dejar abandonados.

Si ha sido mejorada la policía en jeneral, i principalmente la de seguridad, no hai duda de que en todas sus especies es susceptible de serlo todavía mucho mas, i de que la obra de su perfeccion apénas esiá comenzada. Se adelantara no poco cuando, en virtud de la lei que he ofrecido presentar en breve al Congreso, se regularice cuanto le concierne, pero su complemento no lo veremos ínterin no sean mas abundantes los recursos que se aplican al fomento de un ramo que en otros paises absorbe injentes sumas.

Rentas municipales. —Con mui limitadas excepciones, las rentas de nuestras Municipalidades no solo son insuficientes para atender a los principales objetos a que deben aplicarse, sino que en varios departamentos, ni siquiera alcanzan para lo mas indispensable. Su misma mezquindad obliga al Gobierno a prestar la mas escrupulosa atencion para que se administren con la posible economía, i se apliquen a las necesidades mas urjentes. Despues de lo dicho, no tengo que esforzarme en de mostrar que, debiendo servir esas rentas para mantener en buen estado la policía en todas sus relaciones; para la reparación de los caminos públicos, para la proteccion de los establecimientos de beneficencia; para fomentar la educacion primaria; para promover la industria; para la construccion i conservacion de obras públicas de ne cesidad, utilidad i ornato que corresponde, secos teen con fondos municipales; para la dotacion, de los respetivos empleados etc., es de la mas alta importancia dictar cuanto ántes medidas conducentes a su aumento. Estas que precisamente han de consistir en nuevos aunque inmoderados impuestos, no pueden, a mi juicio, ser jenerales sino arregladas a las circunstancias de cada departamento; pues, ni en todos son iguales las necesidades, ni los objetos sobre que han de recaer los gravámenes. Teniendo presente uno i otro i con el fin indicado, irá recomendando el Ejecutivo sucesivamente al Congreso distintos proyectos, que, no dudo, serán bien acojidos por lejisladores ilustrados que conocen en cuanto pende la prosperidad de la Nacion del buen estado de los ramos que la Carta Constitucional confia a la inspeccion de los Cabildos; i lo serán también por los pueblos que no pueden sentir aquellas cargas mediante las cuales reportan los mismos que las sufren solamente, los mas incalculables beneficios.

Establecimientos de beneficencia. —Tengo que lamentar en este lugar la falta absoluta aun de los mas precisos, como son los hospitales, en la mayor parte de las provincias de la República. Sobre manera sensible es que un crecido número de desvalidos, que tienen un derecho indisputable a los socorros de la sociedad cuando no gozan ni siquiera de la salud, no encuentren un asilo donde sus dolencias sean atendidas i se haga lo posible por la conservacion de su triste existencia. Confieso que no sé qué arbitrios proponer que fuesen bastante eficaces i que pudiesen adoptarse en el dia para remediar tamaño mal. ¡Ojalá los encontrase la sabiduría de la Representacion Nacional para enjugar las lágrimas de tantos miserables como de ordinario son víctimas de su desamparo! En la misma capital se hace sentir diariamente la necesidad de un establecimiento destinado a aquellos seres infelices, que padecen uno de los males mas dignos de compasion i el mas desatendido entre nosotros. Los que han tenido la desgracia de perder la razon, fuera de los raros casos en que sus parientes pueden contenerlos, recorren a su antojo nuestras poblaciones, ponen a veces en peligro a sus habitantes i en otras ofenden gravemente la moral. El Gobierno ha pensado en que se construya un hospital de dementes, aprovechando las murallas principales del principiado templo de San Juan de Dios, cuyo edificio no es probable que se concluya talvez jamas, i si se concluyese, sería bien inútil para el público, estando, como está, casi unido con dos iglesias. Se trabajan el respectivo plano i presupuesto de gastos, i según a lo que éstos asciendan, se acordará lo conveniente sobre los fondos con que ha de costearse tan interesante obra.

En medio de tantas necesidades, me es satisfactorio anunciar que, en el presente año, se pricipiará en San Felipe la fábrica de un hospital costeado con el valor de varios legados i limosnas que se han hecho con este piadoso fin, i que el de Concepcion, destruido por el terremoto de 1835, se comenzará a reedificar luego que se allanen ciertos inconvenientes que han ocurrido para obtener un sitio a propósito, i hasta que se finalice, se suministrará a los enfermos pobres en sus rasas, como se está haciendo ahora, los auxilios necesarios a costa de las rentas del mismo establecimiento.

Los de igual clase que existen en las provincias de Santiago, Coquimbo i Talca se hallan en el mejor pié que permiten sus entradas, i ellos i los demás que con otros objetos se encuentran en la capital, están administrados con un esmero digno de los mayores elojios, por sujetos que pueden presentarse como modelos de la mas ferviente i desinteresada caridad. Creo oportuno espresar con alguna individualidad el actual estado de los principales.

Al hospital de San Juan de Dios, que es el que cuenta con mas copiosas rentas i que tanto debe al infatigable celo de su administrador, despues de cubiertos todos sus gastos, le queda anualmente un sobrante que, puesto a ínteres en buenas manos, servirá dentro de poco para darle el ensanche preciso a fin de que pueda recibirse en él mayor número de enfermos que el que hoi cabe, i para hacerlo capaz de mantener algún tiempo separados de éstos, a los que acaban de