Página:Sioen A - Buenos Aires en el año 2080.pdf/59

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
59
historia verosimil

dibular, ejecutaban una sinfonía de encías y gargarismos de un sonido ronco, seguido de pequeñas cascadas nauseabundas capaces de sublevar el estómago de un náufrago en ayunas. Esta costumbre atroz, dicen, ha subsistido por todo un siglo, y tambien en las grandes salas de los restauranes públicos. Allí, una familia que recien se ponía á la mesa, á menudo tenía por vecina á otra familia que recien concluia de comer, y que en torno suyo lanzaba las salpicaduras de su baño maxilar.

¡Oh! tiempos! ¡Oh! costumbres!

A las ocho, Enrique rogó á Sebastian le condujera á casa del Ministro, y dijo á su esposa:

—Voy á tomar órdenes del Gobierno; no se debe desperdiciar ni un instante, tratándose de asuntos públicos: á las nueve estaré contigo.

Cándido, el mayor de los 14 hijos de Sebastian, se ofreció para hacerle compañia