Página:Tres ensayos (Adentro - La ideocracia - La fe).pdf/11

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida



¡ADENTRO!


In interiore hominis habitat veritas


La verdad, habríame descorazonado tu carta, haciéndome temer por tu porvenir, que es todo tu tesoro, si no creyese firmemente que esos arrechuchos de desaliento suelen ser pasaderos, y no más que síntoma de la conciencia que de la propia nada radical se tiene, conciencia de que se cobra nuevas fuerzas para aspirar á serlo todo No llegará muy lejos, de seguro, quien nunca sienta cansancio.

De esa conciencia de tu poquedad recojerás arrestos para tender á serlo todo. Arranca como de principio de tu vida interior del reconocimiento, con pureza de intención, de tu pobreza cardinal de espiritu, de tu miseria, y aspira á lo absoluto si en el relativo quieres progresar.