Página:Viajes de Fray Francisco Menéndez a Nahuelhuapi.pdf/67

De Wikisource, la biblioteca libre.
Saltar a: navegación, buscar
Esta página ha sido corregida
— 53 —

Si no hubiera sido por esta casualidad, se habria visto obligado a construir en la boca del rio Peulla una piragua, lo que habria sido mai difícil, atendida la escasez de los víveres i elementos que llevaba Habia una embarcacion en este lago, pero solia hallarse en la ribera opuesta. Parece que en aquella época habia cierto tráfico regular entre Chiloé i Nahuelhuapi.

Notó en el viaje que sus marineros indios usaban varias supersticiones para asegurar el buen tiempo i un viaje feliz. La vuelta fue igualmente trabajosa. Olivarez relata que el buen padre Laguna vino cargado con un saco de lana, que llevó para ropa de los indias. "Llegó sano i bueno a Nahuelhuapi el 20 de febrero de 1704, con algunos carpinteros; i luego dieron principio a una pequeña casa que en tres semanas estuvo acabada".

El tiempo empleado en este viaje de ida i vuelta fué relativamente corto, porque hai que deducir los dias que necesitara para acopiar los recursos que iba a llevar. Todo nos prueba la enerjía i circunspeccion con que los padres procedieron en la fundacion tan difícil de su mision.

La naciente mision necesitaba, fuera de Chiloé, desde donde se traian a hombro con inmensos trabajos los víveres i demas elementos de subsistencia, otro puerto en la parte continental del pais, para el cual se imponia la plaza de Valdivia por ser la mas inmediata. Las ventajas de Nahuelhuapi, como asiento de mision, consistian en que era el punto céntrico obligado tanto para entablar relaciones con las diferentes tribus de la Patagonia como para la comunicacion simultánea con Valdivia i Chiloé, la cual ofrecía la seguridad de un camino franco, entre el Archipiélago i la parte principal del reino, en los casos frecuentes que las otras vias estarian obstruidas por los disturbios de los indios. Al buscar la comunicacion con Valdivia, Laguna tenia tambien en mira el fomento de buenas relaciones de los puelches con las autoridades de Valdivia, ya que ellas de tiempo inmemorial se hallaban malquistados con las de Chiloé. Por esta razon el padre, no satisfecho con haber abierto la comunicacion con Chiloé, resolvió emprender luego tambien un viaje a Valdivia, con el fin de ponerse en relacion con esa plaza i pedir la proteccion del gobernador a favor de sus neófitos. Indujo a los caciques a escribir una carta atenta al gobernador, la que llevó, dejando encargado mientras tanto al padre Guillelmo de edificar una pequeña iglesia. El viaje a Valdivia se hacia, durante la época en que la mision estuvo bien cimentada, con mulas en ocho dias por las tierras de los pehuenches i otros indios de guerra, que daban el permiso de pasar mediante los agasajos que habia que tributarles. De esta manera llegó a principios de abril de 1704 a Valdivia con dos delegados indios que fueron mui bien recibidos por el